El TJUE con­cede este de­recho a los usua­rios cuyo prés­tamo haya sido de­cla­rado nulo por este mo­tivo

Los afectados por cláusulas abusivas en hipotecas podrán reclamar compensación

La Justicia eu­ropea in­ter­preta que la apli­ca­ción del fallo no está su­jeta a la es­ta­bi­lidad de los mer­cados

Tribunal de Justicia de la UE.
Tribunal de Justicia de la UE.

El Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) ha vuelto a poner patas arriba el pulso hi­po­te­cario con­ce­diendo a los afec­tados por prés­tamos abu­sivos la po­si­bi­lidad de re­clamar una com­pen­sa­ción ex­tra. El or­ga­nismo ha con­sa­grado este de­recho a través de una sen­tencia co­no­cida el 15 de ju­nio, en la que, ade­más, se ha per­mi­tido dar a los ma­gis­trados es­pañoles una lec­ción sobre la se­pa­ra­ción de po­de­res.

El fallo resuelve un pleito originado en Polonia, en el que un particular se vinculó a una hipoteca referenciada en francos suizos, pero pagadera en eslotis, la moneda polaca. El cliente demandó a la entidad prestamista ante la Justicia polaca, alegando que las cláusulas que fijaban el tipo de cambio de las divisas eran abusivas, y además reclamando al banco el pago de la mitad de los beneficios obtenidos gracias a las cuotas indebidamente cobradas.

Sólo el cliente puede pedir compensación

El tribunal polaco decidió consultar al TJUE si la normativa europea sobre cláusulas abusivas y protección de los consumidores permite solicitar una cantidad indemnizatoria además de la devolución del dinero cobrado indebidamente.

En respuesta, la resolución del organismo comunitario señala que la directiva europea sobre la materia no regula de forma expresa las consecuencias jurídicas de un contrato anulado por la abusividad de sus cláusulas, dejando en manos de los estados miembros la concreción de dichas consecuencias, aunque respetando siempre el espíritu de la normativa europea.

De este modo, se abre la puerta a que los europeos que hayan conseguido que los tribunales declaren nulos sus hipotecas por contener a cláusulas abusivas reclamen una cantidad de dinero adicional como compensación, que se sumaría a la devolución de las cantidades pagadas. La decisión del TJUE, sin embargo, descarta expresamente que esa reclamación pueda producirse en sentido contrario, ya que obligar a los consumidores a pagar compensaciones al banco produciría un efecto disuasorio que desanimaría a los afectados de iniciar cualquier pleito.

¿Bofetada a la Justicia española?

Por otro lado, la sentencia del TJUE subraya lo evidente al recordar a los países miembros que en ningún caso puede utilizarse la estabilidad de los mercados financieros como argumento a la hora de interpretar y aplicar la normativa europea de cláusulas abusivas. Este apartado de la resolución resalta especialmente al repasar algunos episodios protagonizados por las altas instancias judiciales de nuestro país, como el ocurrido hace un lustro con la sentencia del Supremo sobre el impuesto de actos jurídicos documentados en las hipotecas.

El Alto Tribunal zanjó que ese tributo ha de pagarlo el banco, sólo para dar marcha atrás pocos días después y cargar de nuevo al usuario con la tasa. El Supremo motivó la decisión en los peligros que suponía para el sistema bancario y sus balances el pago del impuesto.

Esta argumentación fue muy criticada en el ámbito jurídico, al considerarse que contaminaba la independencia judicial con factores de índole financiero que nada tenían que ver con el Derecho. Finalmente, la nueva Ley Hipotecaria dio de nuevo la vuelta a la tortilla, determinando que es la entidad financiera quien debe hacer frente al pago del impuesto de actos jurídicos documentados.

Artículos relacionados