AHORRO E INVERSIÓN

La com­pe­tencia entre en­ti­dades y ex­tran­jeras se dis­para a má­ximos

La banca desencadena un terremoto en cuentas que aún tendrá duración

La guerra por el di­nero nuevo pro­voca una gran me­jora de las con­di­ciones

Deutsche-Bank
Deutsche-Bank

La ba­talla entre bancos por el di­nero nuevo ad­quiere di­men­siones co­lo­sales antes de la reunión del 15 de junio del Banco Central Europeo (BCE). Los bancos que operan en España han en­ten­dido que es el mo­mento de apretar con fuerza el ace­le­ra­dor, justo antes de que el precio final del di­nero asalte la cota del 4%. En esta pri­mera quin­cena de ju­nio, la me­jora de las con­di­ciones de las cuentas es con­ti­nua.

A Deutsche Bank corresponde la última jugada en un tablero muy movido. Se mete de lleno en la guerra con una oferta combinada de altos vuelos. Por un lado, paga el 2% TAE durante el primer año a quienes contratan su cuenta, desde un mínimo de 50.000 euros. Un tipo de interés que no llega al 2,5% donde se están concentrando las mejores ofertas del mercado en estos momentos. Pero su propuesta no acaba ahí.

La entidad compensa más que de sobra ese desfase no demasiado grande con el pago de 360 euros netos (30 al mes durante 12 meses) por domiciliar ingresos de al menos 2.000 euros al mes. Por lo tanto, Deutsche va a por un tipo de cliente medio-alto muy en línea con su estrategia, frente a la de otras entidades como Sabadell que también cuenta con esta oferta mixta, pero que se dirige a nóminas desde 700 euros.

Ahorro tradicional

Es, sólo de momento, la guinda de un pastel de esta mitad del mes de junio cada vez más apetecible para los ahorradores tradicionales que quieren obtener buenos réditos sin renunciar a la liquidez que proporcionan las cuentas. La competencia es feroz y ha obligado a las torres más altas del mercado a moverse para no desdibujarse en la foto. Es, por ejemplo, el caso de Bankinter y su cuenta al 5%. La cuenta nómina pura por antonomasia tuvo que reinventarse hace un mes ampliando el máximo remunerado desde los 5.000 hasta los 10.000 euros. Era la respuesta a la presión de otros competidores como Ibercaja y Openbank. Lo mismo ocurre en las cuentas sin letra pequeña que no exigen a los ahorradores domiciliar ingresos. Una modalidad en la que este mes de junio la competencia alcanza niveles récord.

Evo Banco (Bankinter) o Targobank (Abanca) han pisado el acelerador en los últimos días con ofertas muy atractivas y a medida. "Estamos viendo soluciones muy imaginativas en las ofertas, que dependiendo de la entidad combinan rentabilidades del 2,5% con saldos máximos remunerados que se mueven en una horquilla muy amplia entre los 30.000 euros o ausencia de límites", señalan fuentes del sector.

¿Hasta cuándo puede durar esta locura alcista de los tipos de interés? "Creo que todavía se puede estirar la cuerda hasta la reunión de julio del BCE. Veremos más retoques muy agresivos para encabezar los ránking de rentabilidad hasta niveles que pueden llegar al 2,75% TAE. Ahora hay muchas entidades igualadas en el 2,5%, y alguien va a romper este equilibrio", señalan las mismas fuentes.

Pero también habrá ajetreo entre los bancos que se han quedado atrás (o muy atrás) y tienen que reducir distancias con los más belicosos del mercado. Por lo tanto, todo hace indicar que vienen más novedades por el camino en lo que promete ser un final de la primavera y un arranque de verano muy caliente en la batalla por la liquidez de los ahorradores españoles, a los que se les multiplican las opciones para elegir.

Artículos relacionados