Galán hace de la ne­ce­sidad virtud y anuncia un 'pacto' para in­vertir en re­no­va­bles

Forzada por el alza de los tipos, la deuda y la presión política, Iberdrola abandona México

Vende al Gobierno me­xi­cano gran parte de su ne­gocio en el país por 5.478 mi­llones

AMLO, pte de México, e Ignacio Galán, presidente de Iberdrola
AMLO, pte de México, e Ignacio Galán, presidente de Iberdrola

Los pro­blemas po­lí­ticos de Iberdrola en los mer­cados de México y de Estados Unidos re­pre­sentan el gran reto d e una de las grandes em­presas del Ibex-35 y de las am­bi­ciones de cre­ci­miento de su pre­si­dente, Ignacio Galán. En plena Semana Santa, for­zado por la pre­sión po­lí­tica, Galán ha hecho de la ne­ce­sidad vir­tud. Bajo el manto de un anun­ciado acuerdo con el dís­colo man­da­tario me­xi­cano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO, para los ami­gos), con apretón de manos in­cluido, Galán ha ce­dido a la "nacionalización en­cu­bierta" de sus fi­liales en México por una can­tidad que pro­ba­ble­mente cubre lo in­ver­tido du­rante más de dos dé­ca­das. Lo que no sabe AMLO es el favor que le ha hecho a Iberdrola y a Galán, sobre todo.

La empresa energética que dirige con mano de hierro Ignacio Galán puede resolver así un problema en ciernes de cara su futuro. Con los tipos de interés al alza, uno de los accionariados más diversos de cualquier empresa del Ibex 35 -a los que tiene que retribuir un dividendo comprometido-, y sobre todo con una deuda espectacular que crece con sus ingentes inversiones en todo el mundo, ,sin compensar aún con la esperada facturación, nada resulta más fácil que tomarse un respiro en la empresa que naciera en Bilbao.

Los fondos accionistas se lo habían advertido a Galán en repetidas veces. La eléctrica, cuyo presidente tampoco se entiende con el Gobierno de coalición de Pedro Sánchez (es curioso aquí le sobran argumentos a su favor a Galán), reforzó la gestión con un nuevo CEO (Galán concentraba en su presidencia ejecutiva ambos cargos) hace menos de un año después de un largo periodo de tiempo resistiéndose a las presiones de sus accionistas exteriores institucionales, que reclamaban la aplicación de los códigos de conducta al uso en otros lares., especialmente de cara asus dificultades de inversión en varios estados norteamericanos.

Los datos de la salida de México

Y así, en el martes de las luces de una Semana Santa soleada en España, Iberdrola "se escurrió" por los desiertos de Sonora. Y anunciaba, avanzaba la noche de Madrid, una información que Europa Press la resume muy bien..., sin mencionar la sugerencia de constituir toda una nacionalización encubierta...,

Iberdrola ha suscrito un acuerdo de intenciones con la sociedad estatal México Infrastructure Partners (MIP) mediante el que se compromete a vender 8.539 megavatios (MW) de capacidad instalada, que incluyen 8.436 MW en ciclos combinados de gas y 103 MW eólicos, por un importe de unos 6.000 millones de dólares (unos unos 5.478 millones de euros), cuantía que podría modificarse en función de la fecha de cierre de la transacción y de otros posibles ajustes usuales en este tipo de acuerdos, informó la compañía.

La operación de desinversión incluye los ciclos combinados de gas, que operan bajo régimen de Productores Independientes de Energía contratados con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en Monterrey I y II, Altamira III y IV, Altamira V, Escobedo, La Laguna, Tamazunchale I, Baja California, Topolobampo II y Topolobampo III, junto con el activo eólico La Venta III, que suponen un 87% del total de la capacidad instalada a desinvertir, y los ciclos combinados de gas privados de Monterrey III y IV, Tamazunchale II y Enertek.

La transacción está sujeta al acuerdo y a la firma de los contratos definitivos por las partes, así como a la obtención de las aprobaciones regulatorias necesarias y al cumplimiento de determinadas condiciones habituales en este tipo de operaciones.

La operación cuenta con el apoyo financiero del Fondo Nacional de Infraestructura de México (Fonadin) y otras entidades financieras públicas vinculadas al Gobierno de México.

Iberdrola México indicó que seguirá prestando servicio a sus clientes actuales en México para lo que se prevé celebrar contratos de compraventa de energía con las compañías que se transmiten con la finalidad de proporcionar a las compañías del Grupo Iberdrola la energía y la potencia necesarias para desarrollar la generación renovable en México y cumplir con sus objetivos actuales y futuros en el país.

Artículos relacionados