BOLSA

Grifols, etiqueta bajista

Después del amago de re­cu­pe­ra­ción rea­li­zado a fi­nales del año pa­sado y prin­ci­pios de este, la co­ti­za­ción de Grifols ha vuelto a las an­dadas aden­trán­dose otra vez en un pro­fundo bache en las in­me­dia­ciones de los 9 eu ros por ac­ción. Un lastre que da margen a ka subida.

Una vez reforzado su suelo sobre ese nivel, algunos analistas creen que vuelve a ser una buena oportunidad de compra a la expectativa de unos positivos resultados trimestrales previstos para el 9 de mayo.

Así lo creen, por ejemplo, los analistas de Jefferies tras reiterar en un reciente informe la subida del precio objetivo a 16,9 euros realizada el pasado mes de enero, lo cual supone casi duplicar su precio actual. Una estimación reforzada, según la firma, por los cambios a mejor en el consejo de administración con la sustitución de Steven F. Mayer por Thomas Ganzmann al frente de la compañía.

Entre los argumentos que cita el banco de inversión neoyorquino destacan el excelente pippeline de Biotest. Después de años de fuertes inversiones, Grifols ha pasado de 180 centros de plasma en Estados Unidos a cerca de 300 en la actualidad. Eso convierte al grupo en la segunda mayor empresa en un sector oligopolístico con grandes barreras de entrada. En Europa, por su parte, tiene una posición de liderazgo con 89 centros tras la adquisición en 2021 de Biotest.

A ello se suma la mejora de la gestión para continuar el crecimiento en márgenes mediante el cierre de aquellos centros menos productivos o que canibalizaban a otros centros de la compañía. Todo ellos, según los expertos de Jefferies, ha dotado a Grifols de una notable resistencia frente a los vaivenes económicos o el riesgo de recesión.

Por último, la casa de análisis descarta fuerte tensiones en cuanto a la competencia y asegura que las preocupaciones de algunos círculos del mercado Argenx son exageradas. Es verdad que este laboratorio belga presenta una competencia directa y una amenaza en algunos tratamientos, como es el caso de la polineuropatía desmielinizante crónica inflamatoria (CIDP), pero incluso en el peor de los casos en los que se demostrara una eficacia superior, Grifols debería mantener la puerta abierta a otros mercados y otros productos.

Pese al insistente optimismo de Jefferies, las acciones de Grifols siguen bajo presión en el mercado. Bajan del orden de un 15 % en el acumulado del año, situándose a la cabeza de los peores valores del selectivo. Una etiqueta que tendrá difícil de quitarse si no sorprende muy positivamente al mercado.

Artículos relacionados