FUSIONES Y ADQUISICIONES

El 40% de los com­pra­dores sus­criben este se­guro, frente al 20% de los ven­de­dores

El seguro de fusiones y adquisiciones se hunde por falta de actividad

Cayó un 6% en 2022 y el primer tri­mestre del 23 no pre­senta signos de re­cu­pe­ra­ción

Fusiones frustradas.
Fusiones frustradas.

El en­ca­re­ci­miento de la fi­nan­cia­ción pro­vo­cado por la subida de los tipos de in­terés para con­tener la in­fla­ción se ha de­jado sentir en nu­me­rosos sec­tores de la ac­ti­vidad eco­nó­mica. Las ope­ra­ciones de fu­siones y ad­qui­si­ciones re­gis­traron una fuerte ra­len­ti­za­ción en el úl­timo tri­mes­tre, lo que ha con­du­cido a una caída en el ase­gu­ra­miento de este tipo de tran­sac­cio­nes.

La cobertura de estas operaciones registró una caída del 6% el pasado año, según la sociedad BMS.

El número de fusiones y adquisiciones en las que se suscribieron pólizas de seguro se redujo desde las 9.751 de 2021 hasta las 9.178 del 2022. Hay que tener en cuenta que el mercado había registrado hasta entonces un crecimiento del 55%.

Las actividades en las que el seguro se encuentra más presente son las que afectan a compañías de los sectores de tecnología, medios y telecomunicaciones, según BMS, un corredor de seguros y mercados de capital. El sector que ha registrado un mayor desarrollo es el de infraestructuras y energías renovables, con un crecimiento del 9%según el informe.

“Aproximadamente el 40 % de los compradores afirma haber pagado la prima del seguro de fusiones y adquisiciones en comparación con el 20 % de los vendedores. Otro 40% reporta una división en el pago entre el comprador y el vendedor”, asegura la publicación LegalDive.

Las políticas de garantía e indemnización se utilizan en transacciones de fusiones y adquisiciones para proteger al comprador o al vendedor contra las pérdidas financieras sufridas, como resultado de un incumplimiento inesperado de la garantía o una reclamación de indemnización fiscal.

Estas tasas han registrado un proceso de descenso, debido a la caída de la demanda, con una desaceleración de las tasas desde el 7% hasta el 3%. Este año, la actividad de fusiones y adquisiciones ha comenzado a ritmo lento, debido a la inflación y a los elevados tipos de interés, aunque se espera una aceleración del ritmo de estas operaciones para lo que resta del año.

Buena parte de las operaciones de seguros dan cobertura en situaciones en que el comprador se echa atrás en su oferta, debido a una coyuntura económica adversa. “Las reclamaciones más grandes continúan siendo impulsadas por problemas relacionados con la contabilidad y las finanzas; los errores en las cuentas de administración son un área problemática cada vez más común”, señala o el informe de BMS.

A pesar del buen comienzo del año pasado, la actividad de seguros de fusiones y adquisiciones registró una caída del 12,5% en el tercer trimestre, mientras que en el cuarto trimestre se produjo un hundimiento del 25% en las operaciones. En cualquier caso, este tipo de operaciones ha registrado un auge a partir de la pandemia. Desde el año 2020 hasta el 2022, el número de seguros de fusiones y adquisiciones se ha incrementado el 45%.

“Sigue habiendo un apetito saludable y creciente en el mercado de seguros de fusiones y adquisiciones”, señalaba el Informe de capital privado, fusiones y adquisiciones e impuestos 2023 de la correduría BMS.

Artículos relacionados