BOLSA

Viscofán, alta consistencia

El leve parón de Viscofán en el mer­cado desde los má­ximos de marzo para nada en­turbia su im­pe­cable ten­dencia al­cista. Al con­tra­rio, a juicio de los ana­lis­tas, el valor man­tiene un al­tí­simo po­ten­cial apo­yado en un cre­ci­miento sos­te­nido, in­cluso tras un año muy com­plejo en 2022, mar­cado por la gue­rra, la in­fla­ción, los pro­blemas en la ca­dena de su­mi­nis­tros y la huelga de trans­por­tis­tas.

El grupo cerró el pasado ejercicio con un beneficio de 139 millones de euros casi un 5 % superior al contabilizado un año antes. Y todo apunta a que el comienzo de este nuevo trimestre acelerará el paso gracias a las iniciativas adoptadas para incrementar la capacidad de envolturas de colágeno en España, Alemania, Serbia, China y los preparativos para la nueva capacidad en Estados Unidos que se ha puesto en marcha en estos primeros meses de este ejercicio.

Uno de los principales objetivos para este año será el impulso y desarrollo de nuevos negocios como la nueva tecnología de celulósica para la planta de Danville en Estados Unidos o la puesta marcha la nueva planta de hidrolizados de colágeno en Alemania. Sin embargo, las necesidades de inversión para este ejercicio serán menores, con unas previsiones en el entorno de los 75 millones de euros.

Al tiempo, el Consejo de Administración está abordando un cambio de modelo de presidencia ejecutiva a no ejecutiva, que incluye el nombramiento de un consejero delegado. Con el fin de llevar a cabo una transición ordenada, el consejo propondrá a la junta prevista la semana que viene la reelección de José Domingo de Ampuero y Osma como consejero ejecutivo de la Sociedad por el plazo estatutario de cuatro años.

Si se cumple el calendario previsto, el 1 de enero de 2024, Ampuero cesará en sus funciones ejecutivas, continuando su mandato como presidente no ejecutivo y el actual consejero director general, José Antonio Canales García, será designado consejero delegado a partir de esa fecha.

De este modo, la compañía mira al futuro con optimismo. En el ejercicio 2023, a pesar de que el entorno sigue siendo difícil, Viscofán prevé crecer entre un 9% y un 12% en ingresos, impulsados por los volúmenes y las subidas de precios, mejorar entre un 6 % y un 9 % en Ebitda y aumentar el resultado neto entre un 10 % y un 15 %.

Perspectivas que han impulsado la cotización de la compañía hasta zona de máximos históricos con una rentabilidad en bolsa superior al 10 % en lo que va de año. Los analistas creen que no sería extraño ver pronto al valor sobre los 71 euros por acción, lo que supone una subida de al menos otro 10 % adicional.

Artículos relacionados