BOLSA

El oro gana atractivo para el próximo año

La co­ti­za­ción del oro ha pro­ta­go­ni­zado un es­pec­ta­cular rally al­cista en las úl­timas se­ma­nas. En medio de las cre­cientes ten­siones po­lí­ticas y el re­cru­de­ci­miento de la guerra en Ucrania, ha pro­vo­cado una in­tensa de­manda que ha coin­ci­dido con un es­caso cre­ci­miento de la oferta. Eso ha lle­vado los pre­cios a ni­veles de má­xi­mos, desde donde se está pro­du­ciendo una pru­dente re­co­gida de be­ne­fi­cios.

Conforme crece la percepción de que el conflicto entre Israel y Hamás corre el riesgo de prolongarse en el tiempo, el interés por el oro como valor refugio ha ido aumentando para ayudar a proteger también en buena medida las carteras ante el mayor apetito por el riesgo en los mercados de renta variable.

El tira y afloja que mantienen los responsables monetarios en sus comentarios sobre su política monetaria y la necesidad de mantenerse más atentos que nunca a los indicadores económicos y al impacto en los rendimientos de los bonos del Tesoro a largo plazo no dan demasiado margen para la relajación. Vaivenes que se están reflejando en el metal precioso.

Ya se sabe que el oro sufre con los tipos de interés altos. En este sentido, sus perspectivas mejoran conforme se asienta el sentimiento en el consenso del mercado de que las autoridades monetarias han logrado ya una "orientación de la política monetaria lo suficientemente restrictiva como para reducir la inflación al 2% con el tiempo".

Los precios de la onza de oro han pasado así de rondar los 1.800 euros a principios de octubre a superar de largo la barrera de los 2.000 dólares en este inicio del mes de diciembre, llegando a marcar máximos históricos sobre los 2.100 dólares. Unos niveles que los expertos de Diaphanum creen que se pueden mantener en los próximos meses si persisten los conflictos armados.

Pero los expertos aconsejan mantenerse prudentes y atentos en caso de apostar por el metal precioso como activo de referencia para los próximos meses. Una mayor presión sobre los precios del crudo por los recortes de los grandes productores, unos indicadores peores de lo previsto, o una deseada resolución de los conflictos podrían cambiar de forma drástica el actual escenario alcista. En cualquier caso, analistas como Álvaro Gallego, CEO de Auibérica, insisten en recordar que “la inversión en oro es históricamente el mejor antídoto contra la inflación”.

Artículos relacionados