Las em­presas con­si­deran que las in­ver­siones de Red Eléctrica son in­su­fi­cientes y están mal cal­cu­ladas

La fuerte producción de energías renovables dejará pronto la red eléctrica obsoleta

El Foro Industria y Energía aboga por re­novar la nor­ma­tiva, des­cen­tra­lizar la red y par­ti­ci­pa­ción pri­vada

Sin título
Sin título

Las cre­cientes exi­gen­cias de des­car­bo­ni­za­ción y re­duc­ción de emi­siones de la in­dus­tria ha hecho que las em­presas pidan un cambio en la nor­ma­tiva ac­tual para con­se­guir que la con­fi­gu­ra­ción ac­tual de la red eléc­trica es­pañola pase de un mo­delo cen­tra­li­zado a uno de ‘malla’. Las em­presas con­si­deran in­su­fi­cientes las in­ver­siones fi­jadas por el Gobierno para cum­plir los ob­je­tivos fi­jados para 2030 por Europa y por el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) es­pañol.

Para Julio Tejedor, del Clúster Energético de Aragón, estamos ante un cambio de paradigma en el sector energético e industrial: “No es lo mismo obtener la energía de muy pocas grandes centrales que de muchísimas plantas de energía eólica y fotovoltaica”, dice. Por ello, añade, “el sistema eléctrico tiene que evolucionar de un modelo de generación concentrada a un modelo de generación distribuida”.

Empresas y generadoras de energía coinciden en que, como señala Tejedor, “no sirve de nada inyectar mucha energía renovable en el sistema si una empresa no puede acceder a los nuevos consumos de energía que necesita porque la red de distribución no alcanza”.

Las exigencias y objetivos de la agenda verde europea están ahí, pero faltan medios. El PNIEC planea casi 300.000 millones de euros de inversión hasta 2030; de ellos, el 18% (53.000 millones) son para redes eléctricas. Aunque, según el profesor de la Universidad de Zaragoza y experto en mercados energéticos e infraestructuras críticas, José María Yusta, “la legislaron española solo permite 2.000 millones de inversión al año; por tanto, el marco regulatorio no sirve”. Yusta cuestiona la cifras de curtailment (reducción de la generación por falta de capacidad de la red de transporte) reconocidas por Red Eléctrica Española (REE) en el 2%.

Para el profesor de la Universidad de Zaragoza, esta cifra alcanza actualmente el 10% y, por ello, asegura: “necesitamos la red y también que el Estado español cumpla las recomendaciones de la UE”. Eso incluye, en su opinión, que a los proyectos de almacenamiento de energía no se les de el mismo tratamiento que a los proyectos de generación.

La posición no es exclusiva de la industria consumidora de energía ni del marco académico. El director de Desarrollo Eólico y Solar de Forestalia, Fernando Semper, asegura que “si ponemos el foco en la transición ecológica, tenemos que poner el foco en redes eléctricas”; lo que implica reforzar la red de transporte y distribución con más inversión. En su opinión, al haber un tope a la inversión en redes, que cifra en el 0,75% del PIB, “debería agilizarse la introducción de la inversión privada en líneas de evacuación que acerquen la energía porque no se pueden tener parques de renovables en todas partes”.

Forestalia cree “imprescindible mallar correctamente el sistema eléctrico, adecuadamente al territorio y hacer lineas”. Y llama al establecimiento de una colaboración público-privada en el desarrollo de la red. “En españa tenemos un sistema de transporte único, una red de planificación única que, aunque está en manos del Ministerio, está gestionada por Red Eléctrica que -recalca- es una entidad privada y privatizable”.

En esa línea, Manuel Giménez, director ejecutivo de SpainDC, la patronal de los data centers, una actividad intensiva en el consumo de electricidad, “los data centers han de estar en el lugar donde son necesarios y, por tanto, las redes de transporte de engría y los horarios de suministro han de ser los requeridos para que todos tengamos acceso a reservas de vuelos o de hoteles, de computación de radiografías, análisis de sangre o de acceso a nuestro móvil… Para eso -concluye- se tienen que desarrollar las redes de transporte de energía y no estamos siendo capaces de desarrollar las redes al ritmo al que nos hemos comprometido”.

Retraso legal

Este académico considera que la normativa española actual “está retrasando el desarrollo de esos proyectos”. Y ante la actual “incertidumbre regulatoria”, asegura que la industria necesita “estas acciones para que la red en España sirva a los objetivos de integrar más renovables”.

“No solo son cables y kilovatios -añaden- lo que hace evolucionar el terreno y en España vamos retrasados en regulación con respecto a lo que dicta Europa, siguen sin aplicarse las directivas de 2018 y 2019”, subraya Julio Tejedor, en referencia a la normativa de la UE relativa al mercado interior de la electricidad, energías renovables y descarbonización. Ambos expertos participaron en la I Conferencia internacional de innovación en gestión energética de la industria organizada por el Foro Energía e Industria y el Foro Sella en la localidad zaragozana de Villanueva de Gállego.

Para los expertos, “la vieja ley eléctrica de 2013 tiene que evolucionar a un sistema distribuido”. Eso supone que con lo que denominan como “un sistema mallado” de red “va a haber diferencias entre los territorios; lo que va a hacer que la industria se desplace hacia los territorios generadores por razones de eficiencia”.

Las demandas de la industria son claras: “Necesitamos mejores redes de transporte y mejores redes de distribución”. Y aseguran que sin una red más descentralizada y gestionable no habrá transición energética, el sistema no funcionará bien; por lo que creen indispensable “pasar de una red radial [como la actual] a una red mallada”.

Artículos relacionados