El precio de la ruta Madrid-Barcelona ha caído a la mitad gra­cias a la li­be­ra­li­za­ción

Viajar en tren al Norte de España es mucho más caro que al Sur desde 2019

Al con­tra­rio, los tra­yectos fe­rro­via­rios para las rutas del Este cuestan la mitad

Ave de Renfe.
Ave de Renfe.

La red fe­rro­viaria de alta ve­lo­cidad se abrió a la com­pe­tencia hace dos años y desde ese mo­mento se pro­dujo un cambio de­ci­sivo a la hora de viajar en tren en España, ya que había trenes rá­pi­dos, pero con un coste in­fe­rior. Durante todo ese tiempo, y tam­bién con la vista a dos años atrás, el coste de los bi­lletes para viajar al Norte de la Península se ha en­ca­re­cido, mien­tras que otros des­tinos como la ruta Madrid-Barcelona han caído a la mitad com­pa­rado con el año 2019.

Precisamente, esta es la ruta más demanda y como consecuencia de esa liberalización se benefició positivamente en el precio. Lo mismo que otras rutas como la que une la capital española con Alicante, que ha registrado una bajada casi a la mitad (-47%) en un año, lo que se traduce en un precio medio de 29 euros por trayecto, según datos de Trainline. También el eje Madrid-Valencia, el segundo más popular tras Madrid-Barcelona, ha registrado en solo un año una caída del 44% en los precios, con billetes a 23 euros de media en 2023.

Lo mismo que los viajes al Sur. La conexión Madrid-Málaga ha registrado un descenso del 37% en los precios este año, con billetes a 44 euros de media y desde Madrid-Sevilla y Madrid-Córdoba se han abaratado un 35%, con precios medios de 42 y 37 euros, respectivamente.

No es raro, por tanto, que con este descenso en el precio de los billetes estos se haya disparado la demanda entre los viajeros por hacer esa ruta en tren. De Madrid a Alicante se han vendido seis veces más de billetes vendidos que en 2022, en el caso de Madrid-Valencia cinco veces más y el trayecto Madrid-Málaga se ha multiplicado por cuatro. De la misma forma, las conexiones entre Madrid con Sevilla y con Barcelona también se han triplicado respecto a los niveles de 2022.

Pero no al norte de España…

Esta situación no tiene nada que ver con la del norte peninsular, donde la alta velocidad no llega a muchos puntos y no hay competidores a Renfe por el momento. Como consecuencia, los trenes de Madrid a La Coruña se han encarecido un 4% respecto a 2022 y un 10% respecto a 2019, hasta rondar los 66 euros de media por trayecto. Lo mismo ocurre en la ruta Madrid-Gijón, cuyos billetes cuestan 48 euros de media, un 4% más que el año pasado, aunque un 6% menos que en 2019.

La ruta Madrid-Santander tuvo un precio de 47 euros por trayecto de media en 2023, un 3% más que en 2022 y un 6% más que en 2019. Ir de Madrid a Zamora cuesta 41 euros de media por trayecto, un 3% más que el año pasado y se ha disparado un 16% respecto a 2019.

Artículos relacionados