El sector ban­cario re­con­si­dera su es­tra­tegia ante el nuevo es­ce­nario de tipos

Las hipotecas variables seguirán pagando en 2024 el 'subidón' del euríbor

Los ex­pertos pro­nos­tican un auge de las hi­po­tecas fijas cuando los pre­cios bajen

Tipos de interés
Tipos de interés

La banca es­pañola se pre­para para echar el cierre a un año 2023 en el que la ac­ti­vidad cre­di­ticia ha su­frido un serio pin­chazo. Muy es­pe­cial­mente la con­ce­sión de hi­po­te­cas, que lleva tres meses con­se­cu­tivos ba­jando a ritmos in­ter­anuales su­pe­riores al 20%. Nada dra­má­tico te­niendo en cuenta que el es­ce­nario de tipos de in­terés está cam­biando y que, si todo va según el guión, la ac­ti­vidad de­bería em­pezar a cre­cer.

La clave está en el precio de los préstamos, que este año se ha disparado hasta niveles estratosféricos de la mano de la subida del Euribor (el índice hipotecario tocó máximos del 4,16% en octubre en tasa de cierre mensual) y ha frenado la demanda. Por su parte, la banca ha sido mucho más selectiva por el temor a un aumento de la morosidad y ha dirigido su estrategia a las capas de población más solventes.

Todo hace indicar que la subida de los precios de los préstamos para compra de vivienda ya ha terminado. Que empiecen a bajar ya sólo es cuestión de tiempo. De cuándo el Banco Central Europeo (BCE) active la palanca de los recortes de los tipos de interés y de su cuantía dependerá la intensidad del movimiento. Y también la estrategia de la banca, que tendrá que decir qué tipo de hipoteca decide potenciar al máximo.

Si 2023 ha sido el de la hipoteca mixta, 2024 podría ser el de las fijas según las previsiones de los grandes intermediarios hipotecarios del país. Trioteca cree que, después de perder un 36,5% de cuota este año, las hipotecas fijas volverán a mandar en el mercado. Y va más allá asegurando que los bancos apostarán de forma decidida por esta modalidad "con unos tipos de interés que pueden descender hasta el 2,5%".

Volverán las hipotecas variables

Es decir, precios otra vez muy atractivos que ya en su momento relegaron a la modalidad de tipo variable a unos niveles insignificantes. Toda una paradoja si se si tiene en cuenta, que, sobre el papel, las hipotecas variables ligadas a la evolución del Euríbor deberían ganar mucho más atractivo en un escenario de rebajas del índice hipotecario hasta niveles que los expertos ven entre el 2,5% y el 3% el año que viene.

"Efectivamente, creo que la apuesta por el tipo fijo es la más acertada si no cambian las condiciones del mercado. Asegura ingresos estables (siempre se paga la misma cantidad en estos préstamos) y evita problemas futuros por la volatilidad del Euríbor. Creo que la hipoteca variable seguirá en el congelador en este proceso esperado de bajada de tipos a lo largo del año que viene", señalan fuentes del sector.

Pero todo parece indicar que, más allá de la estrategia de la banca, las familias van a querer amarrar tipos estables después de un rally del Euríbor hasta los niveles más altos en 15 años que ha provocado grandes problemas en las economías familiares. Como señalan de forma muy gráfica desde iAhorro, "la mayoría de los españoles tienen miedo a las hipotecas variables, pese a que, desde que hay registros y hasta el 2020 eran las predominantes en el mercado".

Más allá del factor psicológico, las condiciones de las hipotecas variables también se van a beneficiar, y mucho, de la previsible fuerte bajada del Euríbor. Siempre serán un buen recurso para los hipotecados con menos aversión al riesgo. Otra cosa es hasta qué punto sean potenciadas por los bancos en 2024. Todo hace indicar que las mixtas y sobre todo las fijas llevarán la voz cantante.

Artículos relacionados