Los com­pra­dores se rearman antes la ex­pec­ta­tiva de fi­nan­cia­ción más ba­rata

El nuevo escenario de tipos reactiva las operaciones corporativas

Los ven­de­dores es­peran con­se­guir múl­ti­plos más altos en sus me­jores ne­go­cios

Operaciones corporativas en alza.
Operaciones corporativas en alza.

Las ope­ra­ciones cor­po­ra­tivas bu­llen en este tramo final del año. Los bancos de in­ver­sión dis­tri­buyen en can­ti­dades no vistas en los úl­timos tri­mes­tres los cua­dernos de venta de ope­ra­ciones de cam­pa­ni­llas justo cuando el mer­cado des­cuenta una gran des­censo de los tipos de in­terés en la zona euro: hasta seis re­cortes en 2024 que de­be­rían dar con los huesos del precio del di­nero en el 3% cuando acabe el año que viene.

Una previsión agresiva, desde luego, pero que se hace cada vez más mayoritaria a la vista de que la inflación afloja en la zona euro y de que Estados Unidos ya ha anunciado tres recortes de las tasas para el año que viene. La cuestión ahora es si los tipos empezarán a bajar en el primer trimestre de 2024 o en el segundo, pero lo que queda claro es que los costes de financiación van a disfrutar de un importante descenso en cuestión de meses.

O desde ya para los compradores más solventes. Sobre todo desde la pandemia, los grandes grupos industriales y los fondos de capital riesgo han sufrido las duras exigencias de la banca, que ha prestado de forma muy selectiva y a tipos cada vez más altos. Eso ha provocado un frenazo extraordinario de la actividad corporativa. Pero hay otra cara de la moneda, que es que muchas corporaciones tienen un excedente de liquidez envidiable.

Y eso hace que los vendedores se hayan puesto en marcha para explotar un nuevo ciclo. Brookfield ha puesto a la venta Saeta Yield por alrededor de 1.800 millones de euros, mientras que ACS ha activado la venta de su filial de servicios Clece, con una valoración entre los 600 y los 700 millones. En paralelo, Endesa y Acciona han puesto en el mercado carteras de renovables de 1.600 y 500 millones de euros, respectivamente.

Cellnex vende torres

En otros sectores como el de telecomunicaciones, Cellnex busca comprador para su negocio en Irlanda, valorado en más de 1.000 millones de euros. Estas operaciones son la punta del iceberg de un movimiento mucho más amplio que pretende aprovechar el progresivo adiós a una era de tipos muy altos. Otra cosa es la velocidad del proceso, porque algunos analistas advierten de que la batalla contra la inflación no ha terminado.

"Muchos de estos procesos de venta acaba de empezar y algunos de ellos culminarán a lo largo del primer semestre del año que viene. Es decir, cuando compradores y vendedores tengan mucha más información sobre la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). No es igual que los tipos bajen 0,25 puntos básicos en marzo a que lo hagan en junio", señalan en fuentes de los bancos de inversión.

Por lo tanto, la velocidad del proceso por el que las operaciones corporativas recuperarán la velocidad de crucero es todavía una incógnita. Hasta que no haya una hoja de ruta clara por parte del BCE no se debe esperar una normalización total. Pero no es menos cierto que está claro que lo peor en materia de tipos de interés ya ha pasado y que el actual 4,5% es un techo clarísimo desde el que sólo hay que empezar a descontar.

"La otra cuestión es hasta qué punto se van a poner de acuerdo compradores y vendedores. Que bajen los tipos no quiere decir que la banca vaya a regalar la financiación, ni mucho menos, porque el escenario económico es de ralentización y el sector financiero querrá tener muy bien calibrados los riesgos. Por lo tanto, será importante que haya cesiones por las dos partes", señalan fuentes empresariales.

Artículos relacionados