Petroleras y fondos ener­gé­ticos serán los prin­ci­pales be­ne­fi­ciados en Bolsa

El petróleo amenaza con dar un buen susto a las economías consumidoras en 2024

La in­cer­ti­dumbre geo­po­lí­tica y las ten­siones en la OPEP+ animan estas ex­pec­ta­tivas

Petróleo.
Petróleo.

Con má­ximos anuales pró­ximos a 100 dó­lares en ve­rano, el precio del pe­tróleo ha ex­pe­ri­men­tado -hasta este lu­nes, que subió más de un 3%- una abrupta caída que ha co­gido a mu­chos ope­ra­dores a pie cam­biado. Todas las con­di­cio­nes, geo­po­lí­ti­cas, eco­nó­micas y de pro­duc­ción, apuntan a nuevos ré­cords. Sin em­bargo, la co­ti­za­ción del crudo Brent se ha des­plo­mado un 10% de los ni­veles de prin­ci­pios de año y ahora lucha por no perder la re­fe­rencia de los 74 dó­lares .Los ana­lis­tas, sin em­bargo, con­si­deran que esta tregua es solo un es­pe­jismo.

Un objetivo que ha puesto en pie de guerra a los países productores que han amenazado incluso con inundar el mercado con petróleo barato. Los analistas no creen que la sangre vaya a llegar al río, pero sí es cierto que abre un período de incertidumbre en el sector como no se había visto nunca antes ante los pactos por acabar con los combustibles fósiles para 2050. Aunque para eso aún queda mucho camino por recorrer.

De hecho, el precio del barril de crudo subió este lunes más de un 3% a raíz de la decisión de las principales empresas de transporte marítimo y de grandes petroleras como BP de interrumpir el tránsito en las rutas que atraviesan el mar Rojo ante los crecientes riesgos para la flota mercante en la zona planteados por los militantes hutíes.

El precio del barril de petróleo Brent, de referencia para Europa, superaba los 79 dólares, mientras que el coste del barril de West Texas Intermediate (WTI), el crudo de referencia en Estados Unidos, lsobrepasaba los 74 dólares, el mayor precio desde el pasado 5 de diciembre.

El Brent seguirá volátil en los próximos meses

En cualquier caso, los expertos de Diaphanum aconsejan no bajar la guardia. Recuerdan que “la inestabilidad en Oriente Medio puede en cualquier momento provocar una subida del petróleo si se restringe la circulación por la zona, mientras que la guerra de Ucrania en menor medida también introduce una prima de riesgo”.

La clave estará en el inestable equilibrio entre la oferta y la demanda. Esta última dependerá en buena medida del crecimiento mundial y especialmente de China. Por el lado de la oferta, Arabia Saudí y Rusia están restringiendo su producción para mantener los precios elevados, a lo que contribuye, la falta de inversión en nuevos yacimientos. En estas condiciones, “un precio entre 80/90 dólares por barril en los próximos meses sería lo más razonable”, apuntan en Diaphanum, si no ocurre ningún imprevisto.

Un de los puntos clave estará en que la OPEP+ no acabe resquebrajándose. La organización y sus aliados se han comprometido a recortar su producción en 2,2 millones de barriles por día (bpd) en el primer trimestre de 2024. Sin embargo, algunos países han mostrado su disconformidad y han anunciado su rechazo a las cuotas asignada, lo que eleva el escepticismo de los inversores respecto al cumplimiento de estas medidas.

De este modo, cabe esperar que los precios seguirán siendo volátiles y sin dirección hasta que el mercado vea datos claros sobre los recortes voluntarios de la producción. Esta ida y vuelta, en cualquier caso, dejará buenas oportunidades para realizar inversiones a buenos precios. Las caídas hacia niveles de principios de este año supondrán un buen punto de entrada.

Todos los escenarios prevén alzas

Y más, teniendo en cuenta que, para el conjunto del 2024, “el petróleo será un activo de interés para los inversores en un contexto de crecientes tensiones geopolíticas”, según César Sánchez-Grande, director de Análisis Institucional, de Renta 4 Banco.

En este sentido, en un año donde la oferta de crudo resultará clave, el Banco Mundial ha fijado tres grandes escenarios en la evolución prevista de los precios del crudo. El más moderado marcaría un precio de entre 93 y 102 dólares por barril, en el caso del escenario medio se alcanzarían cotizaciones de entre 109 y 121 dólares es y el más severo, marcados por fuertes tensiones también del lado de la demanda, dispararían el barril de Brent hasta una horquilla de entre 140 y 157 dólares.

El barril de crudo tipo Brent cotiza en la actualidad en torno a los 76 dólares con lo que cualquiera de estos estos escenarios ofrecen grandes oportunidades para las petroleras y los fondos de inversión en empresas energéticas.

Artículos relacionados