Las car­teras man­tienen una com­bi­na­ción de va­lores de­fen­sivos y cí­clicos

Mapfre AM y Renta 4 anticipan un ejercicio gratificante en Bolsa en 2024

La in­fla­ción será una de las prin­ci­pales claves de los mer­cados en 2024

Oficinas de Mapfre AM.
Oficinas de Mapfre AM.

Tras un final de año 2023 mar­cado por fuertes subidas tanto en renta fija como en renta va­ria­ble, al calor de la in­ten­si­fi­ca­ción de las ex­pec­ta­tivas de ba­jadas de tipos en los pró­ximos me­ses, dos casas de aná­lisis im­por­tantes en España -Mafrre AM y Renta 4 Banco- an­ti­cipan un ejer­cicio gra­ti­fi­cante en la Bolsa es­pañola en 2024, si bien con­si­deran que la clave es­tará en la evo­lu­ción de la in­fla­ción, que a su vez de­ter­mi­nará las po­lí­ticas mo­ne­ta­rias de los prin­ci­pales bancos cen­tra­les”.

En su informe sobre Estrategia de Inversión para 2024., Renta 4 coincide con el consenso de mercado en que los tipos de intervención habrían tocado techo; salvo grandes sorpresas a alza de la inflación; no comparte ni la expectativa de inicio de recortes de tipos tan pronto como en el primer trimestre, ni la elevada cuantía descontada por el mercado.

El principal motivo para mantener los pies en el suelo es que los objetivos del 2% de inflación aún se encuentran muy lejos, y hay muchos factores para pensar que estos no se alcanzarán hasta 2025.

Por su parte, los directivos de Mapfre Asset Management (AM) han señalado este miércoles que prevén un 2024 positivo para los mercados -aunque no tan bueno como 2023, ha aducido el director general, Javier Lendines- y "no descartan" llevar a cabo operaciones corporativas que puedan implicar la adquisición de otras compañías.

En un encuentro con los medios, Lendines ha asegurado que los mercados financieros son cada vez más complejos: "hace años se podía tomar decisiones con datos macroeconómicos y fundamentales de las empresas". Ha recordado que, en contra de lo que se hubiera esperado, desde el ataque de Hamás a Israel el pasado 7 de octubre, el precio del Brent no ha hecho más que depreciarse y las bolsas se han crecido con fuerza.

Natalia Aguirre, optimista

En este contexto, Natalia Aguirre, directora de Análisis y Estrategia de Renta 4 Banco, ha señalado que se espera que el inicio de las bajadas de tipos de interés se retrasará a la segunda mitad del próximo año. En cualquier caso, lo más probable es que se mantendrán en niveles restrictivos, en una franja entre el 4,25% y el 4,5% en Estados Unidos y sobre el 3,25% en el tipo de depósito del BCE y, por tanto, lejos aún de sus niveles neutrales.

Esta restricción monetaria seguirá pesando sobre el ciclo económico, donde el equipo de analistas de Renta 4 Banco prevén una paulatina desaceleración respecto a 2023 con un aterrizaje suave de la economía global. “Vamos hacia un crecimiento débil, recogiendo el impacto total de las subidas de tipos y unas condiciones financieras más restrictivas que lastrarán la inversión y el consumo”, apuntan los analistas del banco de inversión.

“Este escenario de débil crecimiento y tipos aún altos se traducirá en un moderado avance de los resultados empresariales”, según Natalia Aguirre. La directora de análisis ha destacado también la importancia de que la política monetaria restrictiva debe ir acompañada por una política fiscal moderada. “Ambas deben ir de la mano, pues no se puede soplar y sorber al mismo tiempo y ser restrictivos por un lado y expansivos por otro”.

La Bolsa española ofrecerá buenas oportunidades

En este escenario planteado de desaceleración económica, con una inflación por encima del objetivo y tipos aún en niveles restrictivos, los analistas de Renta 4 Banco recomiendan “ser especialmente selectivos en las inversiones en 2024”. Por tipo de activos, consideran que la Renta Fija ofrece una rentabilidad atractiva, decantándose en el inicio del año por duraciones cortas en deuda pública y exposición al crédito corporativo de mayor calidad (investment grade), convirtiéndose en una importante competidora para la renta variable.

Eso no quita que en la Bolsa no se puedan encontrar buenas oportunidades. En este sentido, César Sánchez-Grande, director de Análisis Institucional, considera que habrá que mostrarse muy selectivo, pues “habrá ganadores y perdedores en el escenario contemplado” en medio de una más que posible elevada volatilidad.

Cartera muy selectiva y apuntalada por el dividendo

En un contexto marcado por las restricciones monetarias que afectarán al crecimiento, cabe esperar una rentabilidad del orden del 17% de media en el Ibex 35, hasta las inmediaciones de los 11.860 puntos. Por este motivo, la entidad apunta a que las bolsas europeas y la española en particular; cotiza con un descuento por Per de más del 20%. En ambos casos presentan valoraciones muy atractivas, mientras Estados Unidos presenta una elevada prima del 14% tras las recientes subidas.

.

En positivo, todo apunta a que destacarán los valores de sólidos balances y elevada rentabilidad por dividendo. Buena muestra de esta apuesta es la Cartera Dividendo de Renta 4 Banco la cartera estrella de la entidad que acumula una rentabilidad superior al 25% en 2023. Dicha cartera estará formada para el inicio del nuevo curso por Colonial, Enagás, Iberdrola, Navigator, Repsol, Sacyr, Santander y Telefónica.

Aunque no se decantan por ningún sector en concreto, Sánchez-Grande considera que aquellos más ligados al ciclo, con las siderúrgicas como máximo exponente, o los más defensivos como el sector bancario tendrán más ventajas. Por el contrario, los analistas de la firma aconsejan evitar compañías con alto endeudamiento y sin capacidad para reducirlo.

Mapfre AM apunta a un 2024 positivo

En Mapfre AM se apunta a un 2023 que va a terminar con rentabilidades "muy interesantes", por encima del 20% en casos como el Ibex 35 o, por lo menos, con el doble dígito garantizado. De su lado, la renta fija también ha ofrecido buenas rentabilidades, con segmentos conservadores como los monetarios rentando al 3%.

De cara al próximo ejercicio, ha apuntado que "el año que viene puede ser bueno, quizá no tan bueno como este, pero bueno al fin y al cabo".

De manera más detallada, desde la firma han señalado que los bancos centrales moverán los tipos a la baja, pero creen que el mercado es demasiado optimista y prefieren alinearse con el mensaje, algo más duro y escéptico con el recorrido inflacionista, de los banqueros centrales, informa EP.

Artículos relacionados