BOLSA

Prisa, en lucha por mantener referencias

Después de un inicio de año pro­me­te­dor, el Grupo Prisa se ha aden­trado de nuevo en una pro­funda de­pre­sión y va ca­mino de ce­rrar el ejer­cicio en ne­ga­tivo y en zona de mí­nimos his­tó­ricos El ob­je­tivo de poner bajo con­trol la des­bo­cada deuda está cos­tando Dios y ayuda en un en­torno com­pli­cado y con los tipos en su nivel más alto desde prin­ci­pios de si­glo.

Aunque el plan estratégico se está desarrollando en línea con lo previsto, con una notable mejora del Ebitda en los dos últimos ejercicios gracias a la positiva evolución de sus negocios, en especial el de educación, la mejora de la gestión y el control de la deuda, lo cierto es que todavía sigue sin encontrar el punto de equilibrio que le devuelva a la senda del beneficio.

El tercer trimestre se saldó con unas pérdidas de medio millón de euros frente a los números rojos de más de 14 millones de euros contabilizados un año antes. Una significativa reducción marcada por el aumento de más del 19% de sus ingresos.

El mercado, sin embargo, no acaba de tenerlo claro ante la fuerte presión que seguirán mostrando los tipos de interés, al menos durante la primera mitad del próximo año, y las dudas ante la capacidad de mantener el crecimiento de los ingresos después de los esfuerzos realizados ya en la mejora de la gestión tecnológica y comercial.

La reciente ampliación de capital para la amortización parcial de las 351.350 acciones emitidas a principios de enero no está ayudando ante la mayor presión de las ventas y la dilución de las acciones, aunque no sea muy elevada.

El caso es que las acciones de Prisa, pese al tímido rebote protagonizado a finales de noviembre, ya cotizan de nuevo muy cerquita de los niveles de principios de año, con una intensa tendencia bajista desde finales del verano que invita a pensar en una ruptura a la baja de esa referencia en torno a los 0,29 euros por acción.

Artículos relacionados