ANÁLISIS DE LA SEMANA

Sánchez elude la primera sesión de control y traslada a Europa su muro anti derecha

El pre­si­dente del Gobierno clau­sura en el Parlamento Europeo la pre­si­dencia es­pañola de la UE que no inau­guró

Pedro Sánchez, en Bruselas.
Pedro Sánchez, en Bruselas.

Semana de nuevo de muy alto vol­taje po­lí­tico y eco­nó­mico. El Congreso afronta pri­mero el martes el de­bate sobre la toma de con­si­de­ra­ción de la Ley de Amnistía y, un día des­pués, se ce­lebra la pri­mera se­sión de con­trol al Gobierno en esta le­gis­la­tura tras más de siete meses sin con­trol al Ejecutivo.

Como dato relevante, esta sesión se celebrará sin Pedro Sánchez, que viaja al Parlamento Europeo para celebrar el debate de clausura de la presidencia española del Consejo de la Unión Europea.

De forma inusual no celebró una sesión para presentar los objetivos de la presidencia, al haber convocado las elecciones generales, como le han recordado varios de los líderes de los grupos parlamentarios europeos.

Ateniéndonos a las declaraciones que ya han anticipado algunos de estos líderes de los grupos parlamentario europeos de centro y derecha la sesión, será de alto voltaje. Estrasburgo está habituado a ello. Pero en esta ocasión las advertencias antes de la sesión plenaria de lo que puede suceder el miércoles son muy serias.

Líderes del centro y la derecha ya han anticipado que van a reprochar a Pedro Sánchez, en la sede de la representación de la ciudadanía europea, que haya cometido el mayor delito de corrupción que un político puede cometer en democracia, como es tratar de eliminar de la historia -con la ley de amnistía-, los delitos cometidos por los lideres independentistas catalanes a lo largo del 2017 cuando promovieron la celebración del referéndum de independencia y declararon por unos segundos la independencia de Cataluña, a cambio de sus votos para ser investido como presidente del Gobierno.

Este aspecto será el que concentre la atención de gran parte de los eurodiputados. Con mucha probabilidad, nadie o casi nadie, aluda en el debate a los objetivos iniciales de la presidencia española. ¿Quién recuerda que España fijó como prioridades para su presidencia avanzar en la reindustrialización de la UE y garantizar su autonomía estratégica, avanzar en la transición ecológica y la adaptación medioambiental, el impulso de la justicia social y económica y el refuerzo de la unidad europea?

Sánchez hará un discurso europeísta y comprometido

Fuentes del grupo parlamentario socialista europeo, aseguran que Pedro Sánchez hará un discurso comprometido con el avance del proyecto de unidad europea, advirtiendo de los riesgos de regresión y miedo que puede suponer una eventual victoria de la derecha y la extrema derecha en las próximas elecciones al Parlamento Europeo a celebrar el próximo mes de junio.

Anticipan que su intervención estará en línea con el discurso pronunciado el pasado sábado en Berlín durante la celebración del Congreso anual del Partido Socialdemócrata alemán, en el que advirtió que Europa está ante un dilema existencial entre progreso y extrema derecha.

Sánchez volverá a justificar que la situación política actual en España surge del poder del voto que dijo sí al progreso, al futuro y a la voluntad inquebrantable de avanzar y de decir no a la regresión y el miedo que suponen la extrema derecha.

Según Sánchez, es gracias a ese voto, que España tiene “un nuevo Gobierno progresista” que apoya “una Europa abierta que respalda los derechos humanos que otros quieren desmantelar”.

Para el presidente del Gobierno, en Europa se libra una batalla que enfrenta, por un lado, al feminismo, la justicia social, la cultura y el respeto a los derechos humanos, que apoyan los socialistas y por el otro, al sexismo, la desigualdad, la censura y la barbarie de la guerra.

Desde el Partido Popular apuntan que Sánchez, en esta ocasión, no ha unido al centro, a la derecha con la extrema derecha y están muy pendientes de cómo se exprese el próximo miércoles en Bruselas. ¿Vinculará a la extrema derecha con la derecha del PP y del Partido Popular Europeo, al que pertenece la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, a la que tanto aprecia, o en este caso, será más prudente en las críticas de sus adversarios?

En este sentido, los populares advierten del lenguaje críptico que ha empleado el presidente en su viaje a Berlín, cuando ha asegurado que “la batalla no está perdida. Ante la encrucijada defenderemos nuestros principios mientras otros se rinden. Tenemos que asumir la responsabilidad, aunque tengamos que hacerlo solos por la deserción de aquellos que son incapaces de resistir”. ¿Quiénes son los que no resisten?

PP europeo

Desde el PP europeo, consideran que en Europa no se atreve a ir tan lejos como la ha hecho en España, hablando de levantar un muro frente a la derecha y la extrema derecha, sencillamente para tratar de justificar su alianza con los separatistas e independentistas, gracias a cuyos votos ha podido permanecer en La Moncloa.

Sánchez no podrá decir en Francia, como no ha podido decir en Alemania, los países donde los partidos de la derecha y la democracia cristiana crearon las Comunidades Económicas Europeas, que dieron origen a lo que es hoy la Unión Europea, que la derecha pone en peligro la supervivencia de la democracia.

Quien podría poner en riesgo la seguridad jurídica española y su actual modelo basado en la Constitución del 78 es su partido. Los independentistas catalanes le recuerdan en cada ocasión que intervienen desde que apoyaron su investidura, que la amnistía es el primer paso, pero que el objetivo final es celebrar un referéndum de autodeterminación, que la Constitución no contempla. Argumentos que volveremos a oír el martes y miércoles en el Congreso de los Diputados y en el Parlamento Europeo.

Artículos relacionados