El sector aé­reo, salvo el cargo, me­jora sus re­sul­tados gra­cias a un ve­rano his­tó­rico

Los tipos frenan la euforia de las aerolíneas que pierden cuatro puntos más en renta de capital

Las lí­neas aé­reas ce­rrarán el año con una re­baja del 20% en el precio de las ta­rifas res­pecto a la pre pan­demia

Qatar Airlines.
Qatar Airlines.

El fuerte tirón de la de­manda de viajes en avión ha re­suelto, hasta cierto punto, los pro­blemas arras­trados de las ae­ro­lí­neas de todo el mundo. Gracias a un ve­rano his­tó­rico, el sector del trans­porte aéreo mun­dial (salvo en carga) ya tiene un nuevo re­fe­rente. Los ré­cords de 2019 han sido ba­rridos por el ejer­cicio de 2023 y lo serán aún más en 2024, según las pre­vi­siones de la pa­tronal aérea mun­dial, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA). Pero la subida de los tipos de in­teres ha de­jado su hue­lla.

Las previsiones para el cierre del ejercicio de 2023 sitúan el beneficio neto de las compañías aéreas de todo el mundo en más de 23.300 millones de dólares (21.657,35 millones de euros) que se convertirán en 25.700 millones de dólares (23.888,15 millones de euros) en 2024.

Las cifras, no por voluminosas, dejan de esconder que, para los inversores el negocio, no es aun redondo dado que el margen de beneficio del presente ejercicio se situará en el 2,6% para subir apenas un punto porcentual en 2024, hasta el 2,7%. Tal como reconoce la propia IATA, “tanto en 2023 como en 2024, el rendimiento del capital invertido estará cuatro puntos porcentuales por detrás del costo del capital, ya que las tasas de interés en todo el mundo han aumentado”, como defensa ante el pulso de la inflación.

La organización internacional que dirige Willie Walsh espera que “el rendimiento de los pasajeros en 2024 mejore el 1,8% en comparación con 2023”. Por ello, “como reflejo de las estrictas condiciones de oferta y demanda, los niveles de eficiencia son altos y se espera que el factor de carga sea del 82,6% en 2024”, ligeramente mejor que el 82% de ocupación registrado en 2023 e igual que en 2019.

Sea como fuere, la IATA se muestra convencida de que “los rendimientos seguirán viéndose afectados negativamente por el continuo crecimiento de la capacidad de la cabina (relacionado con un fuerte crecimiento en el lado de los pasajeros) mientras el comercio internacional se estanca".

Se espera que los rendimientos sigan corrigiéndose hacia los niveles previos a la pandemia, con una caída del -32,2% en 2023, seguida de una caída prevista del -20,9% en 2024. Sin embargo, seguirán siendo altos en comparación con los estándares históricos. Cabe señalar que la progresión de la rentabilidad ha sido extraordinaria en estos últimos años (-8,2% en 2019, +54,7% en 2020, +25,9% en 2021, +7% en 2022, -32,2% en 2023).

La IATA reconoce que la velocidad de la recuperación del sector ha sido “extraordinaria”; aunque también destaca que “la pandemia le ha costado a la aviación unos cuatro años de crecimiento”.

El beneficio de un café

Tanto es así que el director general de la asociación, Willie Walsh, subraya que: “Si bien la recuperación es impresionante, un margen de beneficio neto del 2,7% está muy por debajo de lo que aceptarían los inversores de casi cualquier otra industria. Por supuesto, a muchas aerolíneas les está yendo mejor que ese promedio y muchas están pasando apuros. Pero hay algo que aprender del hecho de que, en promedio, las aerolíneas retendrán sólo 5,45 dólares por cada pasajero transportado”.

“Eso es suficiente para comprar un grande latte básico en un Starbucks de Londres”, añade Walsh, “pero es demasiado poco para construir un futuro que sea resiliente a las crisis para una industria global crítica de la que depende el 3,5% del PIB y de la que 3,05 millones de personas se ganan la vida directamente”.

Desde el punto de vista operativo es innegable que 2023 ha sido un gran ejercicio para el negocio en el que las compañías han realizado y puesto a disposición de los viajeros un total de 36,8 millones de vuelos que le deja todavía por debajo de 2019 -año de referencia- cuando el sector realizó 38,9 millones de vuelos.

Pero la situación pasará a boyante en 2024, cuando los ingresos totales crecerán el 7,6% respecto a este año, hasta fijar un nuevo récord histórico de ingresos con 964.000 millones de dólares (896.038 millones de euros) y la actividad de las aerolíneas supere los 40,1 millones de vuelos, lo que supone un alza del 8,96% respecto al ejercicio en curso (el 3,08% respecto a 2019).

De ellos, 717.000 millones de dólares (666.451,5 millones de euros) corresponderán a ingresos por tráfico de pasajeros; el 12% por encima de los 642.000 millones de dólares de 2023 (596.739 millones de euros).

Según la IATA, el crecimiento de los ingresos por pasajeros-kilómetro (RPK) será del 9,8% interanual. Y aunque eso supone “más del doble de la tendencia de crecimiento anterior a la pandemia, se espera que 2024 marque el final de los dramáticos aumentos interanuales que han sido característicos de la recuperación” entre 2021 y 2023. No en vano, las compañías aéreas se preparan para atender a los 4.700 millones de personas que viajarán en avión durante 2024, un nuevo máximo máximo histórico que mejora el 4,44% a los 4.500 millones de pasajeros registrados en 2019.

Difícil equilibrio

El difícil equilibrio de los beneficios y, al mismo tiempo, las buenas previsiones de las compañías se basan en un control de los gastos bastante ajustado pese a los vaivenes del mercado petrolífero y de que “los elevados precios del crudo sigan siendo exagerados aún más para las aerolíneas, ya que se espera que el crack spread (la prima pagada para refinar el petróleo y convertirlo en combustible para aviones) alcance un promedio del 30% en 2024”.

Las aerolíneas han controlado “relativamente bien” los otros gastos hasta conseguir que los costes unitarios no relacionados con el combustible caigan hasta situarse en línea con los de 2019.y se sitúen en 39,2 centavos de dólar por tonelada-kilómetro disponible (ATK), lo que representa el 1,6 % por encima de los niveles de 2023 y coincide con los niveles previos a la pandemia.

Artículos relacionados