Europa ne­ce­si­tará al menos 65 mi­llones de puntos en 2035 para vehículos eléc­tricos

Iberdrola lanza una sociedad conjunta con bp para carga rápida y ultrarápida

Invertirá 1.000 mi­llones para al­canzar 11.700 puntos de re­carga en 2030 en la pe­nín­sula Ibérica

Electrolinera de la jv Iberdrola - bp.
Electrolinera de la jv Iberdrola - bp.

En medio del fuerte pulso que están man­te­niendo los grandes grupos ener­gé­ticos es­pañoles con el Gobierno con el fin de al­canzar un acuerdo que ga­ran­tice su es­ta­bi­lidad ju­rí­dica y fis­cal, Iberdrola ha anun­ciado el lan­za­miento, junto a bp pulse, de una “joint ven­ture” de carga de ba­te­rías de au­to­mó­viles eléc­tricos rá­pida y ul­tra­rrá­pida en España y Portugal. Una vez re­ci­bidas las au­to­ri­za­ciones re­gu­la­to­rias ne­ce­sa­rias, la em­presa con­junta planea crear la red de carga pú­blica de alta ve­lo­cidad más ex­tensa en la pe­nín­sula ibé­rica.

El objetivo es favorecer el acceso de toda la ciudadanía a una infraestructura de recarga fiable de alta velocidad y ayudar a eliminar así una de las principales barreras para el despegue definitivo del vehículo eléctrico.

En juego están unas inversiones de más de 1.000 millones de euros destinados a desplegar 5.000 puntos de carga para el año 2025 y 11.700 para el año 2030. La escasez de puntos de recarga está siendo precisamente el gran punto débil de la movilidad eléctrica en Europa y en concreto en la península Ibérica.

Toda la energía será 100 % renovable

Según estudios recientes publicados por Eurelectric-EY, la federación de la industria eléctrica europea, los gobiernos europeos deben reducir la burocracia precisa para aumentar la red de carga, pues se estima que para 2035 habrá más de 130 millones de vehículos eléctricos en circulación. Para cubrir estas necesidades, Europa tendría que contar con una red de al menos 65 millones de puntos de recarga, 9 millones públicos y 56 millones residenciales, en poco más de una década.

Con sede independiente en Madrid y en Oporto, la nueva compañía estará liderada por Pablo Pirles de Iberdrola, quien ha sido nombrado director general, y Elena Melia, de bp, como futura directora financiera. La empresa conjunta comienza con más de 300 puntos operativos de carga rápida (>50kW) y ultrarrápida (>150kW) para vehículos eléctricos. Tanto estos puntos como los nuevos que se instalen contarán con energía totalmente renovable a través de certificados de garantía de origen.

Una apuesta por la movilidad eléctrica

De este modo. Iberdrola refuerza sus planes de ofrecer servicios de movilidad integrales para cubrir todas las necesidades de los usuarios de vehículos eléctricos con una infraestructura de carga extensa: carga residencial, empresarial y pública, incluyendo soluciones para transporte urbano y pesado.

Por su parte, bp cuenta con una red de 1.300 estaciones de servicio, gran parte de las cuales podrá utilizarse como hubs de carga para la nueva empresa en España y Portugal. Esto permitirá a los conductores de vehículos eléctricos cargar en estaciones seguras con acceso a servicios adicionales de conveniencia.

Esta nueva sociedad ha sido el resultado de la estrecha colaboración que vienen manteniendo sociedades y permitirá aprovechar sus respectivas fortalezas y recursos para ofrecer experiencias de carga pública de primer nivel a los conductores de vehículos eléctricos en España y Portugal, además de ayudar a acelerar la transición hacia el transporte más sostenible.

Esta operación se une a otras realizadas recientemente por Iberdrola dentro de sus objetivos destinados a impulsar la sostenibilidad, como los acuerdos suscritos con Mapfre, Norges Bank Investment Management, Masdar, GIC o Energy Infrastructure Partners. Además de esta alianza, bp está trabajando con socios como Uber, Hertz, Marks & Spencer, REWE, DiDi o Tesla.

Artículos relacionados