TEJIDO INDUSTRIAL

El sector in­dus­trial de Euskadi sería una qui­mera en un es­tado sin vin­cu­la­ción a España

Sí o sí, la industria vasca depende de decisiones adoptadas en Madrid

En 2024, Petronor, Gamesa y Celsa de­pen­derán de las in­ver­siones de las casas ma­trices

Petronor
Petronor

El pró­ximo año será clave para el fu­turo de la in­dus­tria vasca, que de­pende en gran me­dida de de­ci­siones adop­tadcas en la ca­pital del Estado. Tal es el caso, y no único, de las in­ver­siones de Repsol en hi­dró­geno o de la po­sible en­trada de Jainaga en Celsa y el plan de res­cate de la eó­lica Siemens Gamesa. Momentos clave que ten­drán su de­ter­mi­na­ción en el desa­rrollo in­dus­trial de una co­mu­nidad con tanto arraigo en este sector como es Euskadi y que de­pen­derán tam­bién del Gobierno de Pedro Sánchez y de su nuevo mi­nistro de Industria, Jordi Hereu.

Solo hay que echar la vista atrás a lo que hace no mucho decían desde la refinería vizcaína que apuntaba hacia Madrid cuando confirmaban que iban a dejar en stand by la fase final de dos proyectos clave de hidrógeno y combustibles sintéticos debido al incremento de la presión fiscal por parte del Ejecutivo socialista tras el pacto con Sumar.

Y es que esta tensión entre el ejecutivo e Imaz no es algo que pueda pasar como anecdótico en Euskadi sin tenemos en cuenta que la comunidad autónoma vasca ha depositado grandes expectativas en el hidrógeno como pilar en la descarbonización y la generación de actividad y empleo. Por este motivo, el PNV se encontraba en semanas anteriores con el “corazón dividido” entre su interés político en acordar su apoyo a Sánchez y por otro con la importancia y el peso que tienen Imaz y Repsol en Euskadi. De ahí que esta cuestión haya estado presente en la mesa cuando se debatían las negociaciones entre jeltzales y socialistas.

¿Sidenor-Celsa?

Otro de los puntos calientes del futuro de la industria vasca pasa por la siderurgia que, pese a no gozar ahora mismo de un papel tan clave como en el pasado, todavía tiene un peso de lo más relevante en la economía vasca. Y es aquí donde entra el nombre de José Antonio Jainaga, propietario de Sidenor y el que más suena como uno de los favoritos para entrar como socio industrial para apaciguar un poco todo en Celsa (que da trabajo a unas 10.000 personas en toda España, medio millar en suelo vasco).

Una dimensión tal (con importante presencia en el extranjero) que hace presagiar que si se formaliza esta alianza para hacerse con el 20% de la propiedad de Celsa se estaría dando un paso de gigante para crear el líder del mercado del acero en Europa. Un acuerdo que, como era de esperar, respalda sin concesiones el PNV y que estos meses se negociará en los despachos de la capital española. Una crisis que trasciende Madrid

La crisis de Siemens Gamesa ya no entiende de fronteras y ha llegado hasta Alemania desde donde se ha conocido que el Ejecutivo de Berlín ha decidido aportar avales para subsanar el agujero que queda tras la antigua Gamesa en Siemens Energy.

No obstante, eso no asegura la salvación de la actividad en España por lo que aquí entra como uno de los actores el Gobierno de Pedro Sánchez ya que con el Ministerio de Industria a la cabeza estaría dispuesto también a contribuir con sus propias garantías a preservar el negocio que afecta al mantenimiento de las oficinas de Zamudio y Pamplona, así como del resto de las plantas productivas.

Artículos relacionados