La Bolsa de Lisboa recibe muy mal la dimisión del Gobierno socialista de António Costa

Retrocede más de un 2,5% ante la crisis po­lí­tica ge­ne­rada por un es­cán­dalo de co­rrup­ción

Pedro Sánchez y Antonio Costa.
Pedro Sánchez y António Costa.

La Bolsa de Lisboa (PSI20) ha ce­rrado este martes con unas pér­didas del 2,54%, hasta si­tuarse en los 6.227,35 pun­tos, re­ci­biendo muy mal la di­mi­sión del primer mi­nistro so­cia­lista António Costa , afec­tado por una in­ves­ti­ga­ción ante un su­puesto es­cán­dalo de co­rrup­ción en su ga­binte. Analistas po­lí­ticos con­si­deran que la crisis abierta tar­dará en re­sol­verse ante la fuerte di­vi­sión que hay en los par­tidos de opo­si­ción.

El índice lisboeta se dejó 162,58 puntos desde la apertura, que ya apuntaba a pérdidas al inicio del toque de campana, que se han profundizado a partir de las 15.00h.

Estos movimientos se han precipitado después que Costa dimitiese tras haber sido incluido por la Fiscalía en una investigación por presuntos delitos de prevaricación y corrupción vinculados al sector del litio y el hidrógeno verde en el seno del Gobierno, si bien no ha sido acusado por el momento.

"Tengo entendido que la dignidad no es compatible con ninguna sospecha (...). La dignidad de las funciones del primer ministro no es compatible con ninguna sospecha sobre su integridad (...), por eso, obviamente, he presentado mi dimisión", ha anunciado Costa tras reunirse con el presidente del país, Marcelo Rebelo de Sousa.

Desde el Palacio de Sao Bento, sede de la Asamblea portuguesa, Costa ha comenzado su intervención ante los medios mostrando la "sorpresa" que ha sentido cuando la Fiscalía le ha incluido en dicha investigación. "Cierro una etapa con la conciencia limpia", ha dicho, al tiempo que ha asegurado que colaborará con la Justicia "en todo lo que entienda necesario".

Costa ha incidido en varias ocasiones en que el cargo de primer ministro es incompatible con cualquier tipo de sospecha acerca de su honorabilidad, al tiempo que ha subrayado que se marcha sin cargo de conciencia alguno por la comisión de cualquier acto "ilícito" o "censurable".

"Por lo que sé, no estoy acusado ni sé qué hechos cometí", ha afirmado Costa, quien ha insistido en que está en juego el prestigio de las instituciones y que ha presentado su dimisión para que los ciudadanos tengan "total confianza" en quien ejerce como primer ministro.

Ante las preguntas de los medios en relación a su futuro político, Costa ha anunciado que no se presentará a las próximas elecciones y que ahora depende del presidente Rebelo de Sousa decidir "la fecha a partir de la cual entrará en vigor".El índice lisboeta se dejó 162,58 puntos desde la apertura, que ya apuntaba a pérdidas al inicio del toque de campana, que se han profundizado a partir de las 15.00h.

Artículos relacionados