Mantiene el pago de 0,30 euros 'como mí­nimo' hasta 2026 y habrá menos in­ver­siones

Álvarez-Pallete insufla calma a los accionistas de Telefónica por el dividendo y la rentabilidad

El CEO de Telefónica re­clama una ur­gente y com­pleta des­re­gu­la­ción adap­tada a los nuevos tiempos

Álvarez-Pallete, Junta de Telefónica 2022.
Álvarez-Pallete, Junta de Telefónica 2022.

Telefónica se ha com­pro­me­tido a man­te­ner, como mí­nimo, el di­vi­dendo de 0,3 euros por ac­ción, des­pe­jando los ru­mores sobre un po­sible re­corte en el nuevo plan es­tra­té­gico di­señado para 2023-2026. La deuda neta se re­du­cirá hasta un ratio de en­deu­da­miento de 2,2-2,5 ve­ce­s/E­bitda en 2026. Eso sí, habrá menos in­ver­siones pero se me­jora la ren­ta­bi­li­dad. El nuevo GPS como así de­no­mina la fu­tura hoja de ruta de la com­pañía por sus si­glas en in­glés es­tará cen­trada en el Crecimiento, la Rentabilidad y la Sostenibilidad.

La compañía ha anunciado paralelamente los resultados correspondientes al tercer trimestre, con unos beneficios en el acumulado de los nueve primeros meses de 1.262 millones, un 15% menos. En cambio, el beneficio registrado entre julio y septiembre fue de 502 millones, un 9,3% más. La generación de caja para este año se sitúa en unos 5.000 millones.

El presidente José Mará Álvarez-Pallete busca dar un nuevo impulso a la compañía y recuperar la confianza de los inversores con la nueva proyección del grupo para el periodo 2023-2026. Los principales mercados de Telefónica seguirán siendo España, Brasil, Alemania y Reino Unido.

La OPA lanzada por sobre el 28,19% de la filial alemana Telefónica Deutschland se enmarca precisamente dentro de los movimientos que la matriz está realizando en sus cuatro mercados geográficos principales. El propio Pallete lo remarcó tras el anuncio de la operación. “La compañía refuerza su estrategia de centrarse en los cuatro mercados principales y su firme apuesta por el mercado alemán, uno de los mercados de telecomunicaciones más activos y estables de Europa”, dijo.

Crecimiento, Rentabilidad y Sostenibilidad

El nuevo plan estratégico, también denominado GPS (Crecimiento, Rentabilidad y Sostenibilidad) forma parte del mismo bloque de acciones, en un momento en el que se está produciendo el desembarco del grupo saudí en el capital de Telefónica y cuando el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez quiere que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) entre en el capital de la compañía”. Las telecos europeas están además en un proceso de cambio de entrada y salida de nuevos socios.

“Estamos en los albores de la era digital. En Telefónica hemos llegado hasta aquí siendo fieles a nuestros valores y cumpliendo nuestros principales objetivos. La operadora se ha reinventado por completo porque la conectividad es la base de todo lo relacionado con lo digital”, ha señalado Pallete durante la presentación del nuevo plan estratégico para los próximos tres años en el Capital Markets Day. Pocos minutos después de anunciar su nueva hoja de ruta, la acción se disparaba un 3,13% y el valos se colocaba en 3,821 euros.

Los objetivos financieros marcados para el periodo 2023-2026 prevén un positivo comportamiento de las principales referencias de las cuentas del grupo. Así, la tasa anual media de incremento (TAMI) se situará aproximadamente en el 1% para los ingresos; en el 2% para el resultado operativo antes de amortizaciones (Ebitda); en el 5% para la caja operativa y por encima del 10% para la generación de flujo de caja.

Telefónica mantiene además su firme su compromiso de creación de valor para el accionista y garantiza el abono de un dividendo mínimo de 0,30 euros por acción durante estos cuatro años.

Cinco vectores clave

El nuevo plan se apoya en cinco vectores clave para acelerar su cumplimiento: primero, la sostenibilidad del crecimiento sobre los ingresos; segundo, el mantenimiento del buen momento del negocio; tercero, la evolución de los ingresos derivados de los acuerdos con los partners de la compañía; cuarto, la obtención de eficiencias que ayuden a corregir la estructura de costes; y quinto, la reducción de la inversión pero manteniendo el perfil diferencial de Telefónica en el sector.

“En Telefónica, tenemos una nueva visión y ambición renovada para liderar el futuro porque no somos solo una compañía de telecomunicaciones, somos algo más grande y aún mejor. Ahora somos un supercomputador” ha afirmado el máximo ejecutivo de la compañía.

Álvarez-Pallete ha añadido que en el nuevo mundo digital el sector necesita urgentemente una “completa desregulación”, ya que considera que la mejor forma de garantizar la economía estratégica de Europa y del sector de las telecomunicaciones “es un marco regulatorio adaptado a las necesidades de los nuevos tiempos. Nuestro plan GPS es la más valiosa herramienta de crecimiento y estabilidad de la compañía para encarar con éxito su centenario y seguir dando el mejor servicio”.

Aunque los objetivos para el próximo ejercicio 2024 se precisarán con más detalle en febrero, Telefónica anticipa que el FCF (flujo de caja libre) crecerá en torno al 10% y que las inversiones sobre ventas bajarán del 14%. Este escenario se basará tanto en la disminución de la intensidad de capital como en la previsión del grupo de aumentar los ingresos y el Ebitda.

Aumento del flujo de caja

Según señala la compañía, estos objetivos se presentan en un momento en el que sus fundamentales financieros son más fuertes y resilientes con una estrategia de valor a medida y una estricta política de gestión de capital, que ha facilitado la fijación de unos objetivos más ambiciosos y robustos, con el foco puesto en un crecimiento mayor del 10% del flujo de caja.

Esta evolución permitirá aumentar la generación de caja desde los 4.000 millones de euros previstos en 2023 hasta los 5.000 millones de euros en 2026. Durante la presentación del plan estratégico, la cúpula directiva de Telefónica ha reafirmado que el grupo atesora un balance sólido que le permite hacer frente a un entorno macroeconómico dinámico y que le dota de flexibilidad para acceder a los mercados financieros.

En este sentido, se asegura que la compañía cuenta con una liquidez suficiente de 20.722 millones de euros para cumplir los vencimientos existentes en este momento. Los vencimientos acumulados en los tres próximos ejercicios se sitúan en los 10.300 millones de euros.

En cuanto a los resultados del tercer trimestre, Telefónica ganó 1.262 millones de euros, un 15% menos que en igual periodo del ejercicio anterior. Entre julio y septiembre, su beneficio ascendió hasta 502 millones, un 9,3% más. En el acumulado anual, la cifra de negocio se situó en 30.499 millones de euros, un 2,4% menos que los 29.793 millones del año pasado.

Artículos relacionados