Sólo sigue es­ca­lando el tipo de las nuevas ope­ra­ciones de em­pre­sas, cerca del 5%

Los bancos frenan el precio de hipotecas y consumo para estimular la demanda

La re­la­ja­ción del eu­ribor per­mite al sector firmar una mi­ni­tregua sa­lu­dable

creditos
Créditos.

¿Respiro o cambio de ten­den­cia? El de­bate está ser­vido des­pués de la pu­bli­ca­ción de los datos del Banco de España sobre el coste de la fi­nan­cia­ción de las nuevas ope­ra­ciones de cré­dito en sep­tiem­bre. Los tipos de in­terés apli­cados han su­frido pe­queños des­censos tanto en hi­po­tecas para vi­vienda como en cré­ditos al con­sumo. Son re­cortes to­davía de pe­queña en­ver­ga­dura, pero son im­por­tantes te­niendo en cuenta los pre­ce­den­tes.

El descenso más destacado se produce en los préstamos al consumo, el único segmento en el que la banca crece en concesión en lo que va de año respecto a 2022. El tipo de interés medio de los préstamos nuevos ha bajado desde el máximo del año del 8,28% de agosto hasta el 8,14% de septiembre. Un respiro que no se extiende a las renegociaciones, donde el coste medio vuelve a acercarse al nivel del 9%.

En hipotecas, el tipo medio se ha reducido desde el 3,86% de agosto hasta el 3,85% de septiembre. Un descenso aparentemente testimonial, pero que pone fin a una serie interminable de subidas continuas a lo largo de todo de 2022 y de los primeros ocho meses de 2023. Un recorte que confirma también que el proceso de gran subida del precio de los préstamos está remitiendo mucho de la mano de las nuevas expectativas del final de la subida de los tipos de interés.

"No es aún el momento de echar las campanas al vuelo y de decir de forma tajante que la subida del precio de las hipotecas ha terminado. Sin embargo, sí parece que lo más duro de la subida ha terminado. Sólo hay que ver como el Euríbor se ha estabilizado ligeramente por encima del 4% en este arranque del mes de noviembre, después de una corrección desde el 4,2% de hace algunas semanas", señalan fuentes financieras.

Descenso en agosto

En las entidades financieras se confía en que esta tregua se pueda mantener en el tiempo y en que permita empezar a detener la sangría continua que están sufriendo las firmas de préstamos en los últimos tiempos. En agosto, el descenso fue del 22,7% interanual en el que ya es el séptimo mes consecutivo de retrocesos. Pero lo peor es que la caída es superior a la de julio y que por lo tanto está cogiendo velocidad.

"Vamos a ser todo lo agresivos que podamos en consumo y en hipotecas para frenar la caída del crédito en 2023. Quedan ocho semanas para acabar el año y vamos a pisar el acelerador para quedarnos lo más cerca posible de los objetivos. Pero sin hacer locuras, porque hay que cuidar los márgenes. Todo dependerá de que las expectativas sobre el futuro de los tipos de interés en la zona euro no cambien de nuevo", señalan en una entidad mediana.

Empresas, más caro

La otra cara es el coste de la financiación para empresas, que experimenta un pleno de subidas en los nueve primeros meses de 2023 y que ya roza el 5% (el 4,96% exactamente). Las entidades financieras siguen apretando las tuercas a las compañías en un escenario de desaceleración económica global que hace que los bancos sean mucho más exigentes en estos momentos en los criterios de concesión.

En cualquier caso, la subida ha sido corta, desde el 4,94% de agosto, en una demostración de que la subida de los costes de financiación de particulares y empresas es ahora mucho más moderada o que, incluso, ha tocado a su fin provisionalmente. Pero con la inflación aún muy amenazante y con los bancos centrales guardándose una última carta, convendría no vender todavía la piel del oso.

Artículos relacionados