Lone Star quiere vender a CaixaBank su par­ti­ci­pa­ción en el an­tiguo Espirito Santo (ahora NB)

La entidades españolas cosechan buenos resultados en su apuesta en Portugal

Solo el banco es­tatal Caixa Geral de Depósitos re­siste a la ola ex­tran­jera y es­pañola

España y Portugal.
España y Portugal.

La gran banca es­pañola ha en­con­trado un vergel en Portugal. Banco Santander y CaixaBank hace tiempo que ol­vi­daron la ini­cial hos­ti­lidad po­pular e ins­ti­tu­cional hacia la 'invasión es­pañola' que afectó du­rante largos años las re­la­ciones entre Lisboa y Madrid. Ahora la nor­ma­lidad es la nota do­mi­nante pero hay algo más. Los buenos re­sul­tados eco­nó­micos do­minan la pre­sencia es­pañola y solo un banco lo­cal, Caixa Geral, ha re­sis­tido bien al en­vite del paìs ve­cino.

Los resultados en 2023, correspondientes al pero entre enero y setiembre por las cinco mayores entidades financieras, son prueba de ello. En su conjunto suman 2.450 millones de euros de beneficios, pero solo 608 millones corresponden a la Caixa Geral de Depósitos (CGD), la única aun 100% nacional, teniendo al Estado como único accionista. El resto es casi en su totalidad español.

La parte del león, literalmente, fue generada por tres entidades españolas. Banco Santander, que tras una muy vieja y superada pelea con las autoridades lusas se hizo principalmente con el antiguo Totta & Acores, obtuvo el mejor resultado del sector: 622 millones, un 61,5% más que en 2022. CaixaBank, accionista principal del BPI, también sale muy bien en la foto, con 390 millones, un 35%.

Muy bueno el NB

Bankinter, el tercero en discordia, ganó 159 millones, en el primer semestre, mejorando en un 140% el obtenido un año antes. Pero el mejor resultado, de 638 millones, fue para el Nuevo Banco (NB), el antiguo Banco Espirito Santo (BES), que durante larga época actuó como instrumento de influencia de Ricardo Salgado, entonces el “señor DDT” (el dueño de todo el país), y cuyo proceso de quiebra, con un coste para las arcas públicas de al menos 8.000 millones de euros, sigue todavía pendiente de juicio ante los tribunales, con actores clave como el ex primero ministro, el socialista Jose Sócrates

Entre enero y setiembre, NB sacó un resultado neto de 638 millones, un 48% más interanual, pero que hubiera sido imposible de alcanzar sin el saneamiento brutal realizado a cuesta del erario público, y también, en alguna medida, gracias a la gestión del nuevo dueño: el fondo de capital riesgo americano Lone Star, que se hizo con 75% del capital, frente a los 25% en manos del Fondo de Resolución y de las Finanzas, que sin participar en la gestión, actúan como garantía, a cargo principalmente del sector y de los contribuyentes.

Abanca, al acecho

De hecho, el futuro de NB sigue siendo una incógnita: según noticias llegadas de España, sin fuente clara. Lone Star ya habría hablado con CaixaBank, pero a todas luces, hasta al momento, sin resultados concretos. Seria, en todo el caso, una aventura arriesgada, teniendo en cuenta, por ejemplo, que en los últimos tests europeos realizados al sector, el banco portugués fue el que obtuvo la peor nota. Para poder mantenerse a flote hasta por lo menos 2017, NB obtuvo del Estado un préstamo de 3.890 millones, y del cual solo quedan por utilizar 485 millones.

Lo que suena más ahora es una eventual salida a Bolsa. Quien más suena es el americano Mark Bourke, que fue nombrado presidente por el accionista Lone Star. Hace poco salió a la palestra afirmando que no ve ningún banco español ni portugués interesado en NB, con que plantea como “única solución” - y para que el Estado pueda recuperar los 8.000 millones invertidos en el saneamiento de la entidad - una salida a la Bolsa de Lisboa y a otra extranjera (París, Londres u Frankfort), y no antes del próximo año.

Con el NB en una situación poco confortable, sin tener claro su futuro, no quedan otras” perlas” eventualmente susceptibles de cambiar de control. Pero con entidades de menor calado, como EuroBic, cuya dueña angoleña Isabel dos Santos tiene una orden internacional de captura, la situación es distinta. El novio potencial seria Abanca, que ya actúa en Portugal, con la antigua red de Deutsch Bank, igual que con las antiguas operaciones de NB y CGD en España.

El nombre de Bankinter también sueno mucho. Sobre todo tras el vibrante entusiasmo de María Dolores Dancause en la presentación de los resultados cosechados en Portugal, que tachó de “magníficos” y “extremadamente positivos”, elogiando también la situación de la economía portuguesa, afirmando que “va mucho mejor que la española”. Y quizás solo quiso por razones ideológicas muy conocidas.

Artículos relacionados