BOLSA

Alantra Partner, espiral bajista

Este ejer­cicio está siendo de­mo­ledor para Alantra Partner, dando con­ti­nuidad a la ten­dencia ba­jista ini­ciada en abril de 2022 que le ha lle­vado a su peor nivel de co­ti­za­ción del úl­timo lus­tro. Para in­tentar salir de esta es­piral ne­ga­tiva, la firma global in­de­pen­diente de ser­vi­cios fi­nan­cieros está in­ten­tando re­forzar su ne­gocio de Renta Variable

Entre otras cosas, en este mes de octubre ha promocionado André Pereira, Nelson Cruz y Fernando Abril-Martorell para ascenderlos a la categoría de socios. Además, Alantra busca potenciar su presencia en la atracción de capital a medianas y pequeñas empresas para apoyar sus planes de crecimiento, tanto con salidas a bolsa como con estructuras pre-IPO.

El objetivo es mejorar los servicios tradicionales de investigación, ventas y ejecución, así como el apoyo a los clientes de la firma en aumentos de capital, ofertas públicas iniciales, acciones convertibles, recompras de acciones, privatizaciones, ventas en bloque, emisiones de derechos y consolidaciones de acciones.

En este proceso, Surexport, sociedad del portfolio de Alantra Private Equity, ha consolidado su posición de liderazgo con tres adquisiciones altamente estratégicas complementarias en España, Portugal y Marruecos para aumentar la capacidad de producción, diversificar la oferta de productos e impulsar la disponibilidad de productos durante todo el año para servir a los principales minoristas europeos.

La compañía confía en superar los 300 millones de euros en ingresos en los próximos tres años tras la integración de estos complementos y la implementación de nuevas iniciativas de crecimiento.

El mercado, sin embargo, sigue preocupado por la abrupta caída del beneficio durante el primer semestre, más de un 81 %, tras reducirse hasta los 4,1 millones de euros, mientras que los ingresos experimentaron una merma del 28,3 %, hasta los 83,8 millones de euros en pleno proceso de reorganización.

Eso justificaría la caída del 30 % acumulada en lo que va de ejercicio para poner en riesgo la referencia de los 8 euros por acción, su peor nivel desde finales de 2016. Y lo peor es que a corto plazo no da sensaciones de recuperación, apuntan los expertos técnicos.

Artículos relacionados