Monitor de Latinoamérica

Sus ex­por­ta­ciones de bienes de la re­gión no car­buran y caerán el 2% en 2023

EEUU intenta regresar a Latam con inversiones para detener el avance chino

Joe Biden pro­mueve es­tra­te­gias mi­llo­na­rias para alentar el co­mercio y la in­ver­sión

Estados Unidos y China
Estados Unidos y China

La Administración nor­te­ame­ri­cana de Joe Biden vuelve a mirar hacia sus ve­cinos del sur y po­ten­ciar el co­mercio y las in­ver­sio­nes. Después de dé­cadas de ig­norar a sus ve­cinos de Latinoamérica, Intenta ahora frenar el avance de China, que man­tiene su ofen­siva en la zona mien­tras la UE pugna por es­ta­blecer una alianza es­tra­té­gica a largo plazo con una re­gión cada vez más ob­jeto de deseo de los gi­gantes eco­nó­micos mun­dia­les.

Washington anunció nuevos planes para garantizar millonarias inversiones y alentar el comercio, mientras la Cepal destacaba que el comercio de Pekín con el área no deja de crecer y que 2023 será otro mal año para los intercambios allí, con una nueva caída en valor de la exportación.

La semana pasada, el presidente de EEUU, Joe Biden, anunció nuevas estrategias conjuntas para garantizar la inversión de millones de dólares en proyectos sostenibles en Latam, alentar el comercio y fortalecer “cadenas de suministro críticas”, durante la primera Cumbre de Líderes de la Alianza para la Prosperidad Económica de las Américas (APEP) en Washington. El propósito es “hacer de Latam la región más competitiva del mundo”, destacó Biden en una cita con los líderes o altos representantes de Costa Rica, Uruguay, Perú, Chile, Colombia, Ecuador, Panamá, Dominicana, México, Barbados y Canadá.

Biden prometió “esfuerzos redoblados para movilizar soluciones financieras”, que incluyen una nueva plataforma de inversión que canalizará “miles de millones de dólares para infraestructura sostenible”, iniciativa organizada junto al BID. Asimismo, el mandatario estadounidense avanzó que dentro de la Alianza se lanzará un programa “para acelerar la capacitación y ayudar a empresarios y emprendedores a desarrollar y financiar sus ideas (‘Americas Partnership’), así como un fondo para la naturaleza para elevar las inversiones en soluciones climáticas basadas en la naturaleza, como canjes de deuda por naturaleza y bonos azules y verdes.

Hacer una región competitiva

Washington cree que el enfoque estadounidense reforzará la supervisión de las cadenas de suministro globales esenciales hacia redes de energía limpia e infraestructura digital, “componentes básicos” para una economía competitiva y resistente. Y Biden recalcó que con estos proyectos, los países de la región podrán elegir entre EEUU, “principal fuente, con diferencia, de inversiones en al área y la trampa de la deuda china”.

Según Washington el proyecto trata de forjar una plataforma que los líderes del continente americano puedan usar para afrontar los desafíos que enfrenta la región en materia de infraestructura, medioambiente, tecnología y generación de empleo. Además, todos los líderes regionales presentes en la cita de Washington se comprometieron a establecer la APEP como un foro duradero de desarrollo económico de la región, tras identificar cinco prioridades que guiarán el trabajo: fortalecer la competitividad e integración regional; fomentar la prosperidad compartida y la buena gobernanza; construir infraestructura sostenible; proteger el clima y el medioambiente y promover comunidades saludables.

El anuncio, por otro lado, se produjo mientras la Cepal daba cuenta de que China, que ha multiplicado sus inversiones en Latam en los últimos años y cuyas empresas ya compiten de tú a tú en numerosos sectores allí con las firmas norteamericanas, europeas y españolas, sigue ampliando su actividad comercial en la región. Según el informe anual del organismo sobre perspectivas regionales en intercambios, el comercio de bienes entre Latam y China se multiplicó por 35 entre 2000 y 2022, mientras que el comercio total de la región con el mundo solo se multiplicó por cuatro. En 2000 los intercambios entre ambas regiones apenas llegaba a 14.000 millones de dólares, pero en 2022 alcanzaba ya los 500.000 millones.

Diversificar y captar IED

El informe, además aporta malas noticias en comercio a una Latinoamérica que ya este año registrará desaceleración; que crecerá poco en 2024 y a la que el FMI acaba de aconsejar usar la palanca del comercio y sus oportunidades para crecer más. Según la Cepal, el valor de las exportaciones de bienes de Latinoamérica caerá el 2% en 2023, en un contexto de gran debilidad del comercio mundial. La región aumentará en un 3% el volumen exportado, pero esto no alcanzará a compensar la caída del 5% de los precios de sus productos de exportación. Además, el valor de las importaciones de bienes bajará el 6% este año, “reflejo de la debilidad de la actividad económica regional”.

El documento llama a la región a diversificar y sofisticar las exportaciones para reducir la excesiva dependencia de las materias primas, especialmente en América del Sur, incluyendo más atracción de IED en sectores estratégicos. Y señala que los países que registrarán las mayores caídas de las exportaciones serán en su mayoría los exportadores netos de hidrocarburos o productos agrícolas. Las exportaciones de Sudamérica y el Caribe anotarán las mayores caídas en valor (-5% y -6%, respectivamente). Las de Centroamérica y México crecerán el 2% debido a su menor dependencia de las materias primas y su mayor vinculación con el mercado de EEUU.

Por otro lado, las exportaciones de servicios volverán a crecer en 2023, con un aumento en valor del 12%, impulsadas principalmente por el turismo y los llamados ‘servicios modernos’, que incluyen una amplia gama de servicios suministrados digitalmente, como los informáticos, financieros y empresariales.

Artículos relacionados