FISCALIDAD

El Círculo de Empresarios apuesta por un nuevo marco de coordinación fiscal europeo

Propone una go­ber­nanza re­for­zada con pro­ce­di­miento san­cio­nador efec­tivo

Manuel Pérez-Sala, Circulo de Empresarios.
Manuel Pérez-Sala, Circulo de Empresarios.

Bajo el tí­tulo “Unión Europea y dé­fi­cits fis­ca­les. ¿Nuevo marco de coor­di­na­ción fis­cal?” el Círculo de Empresarios ha pu­bli­cado una Toma de Posición en la que da la bien­ve­nida a un nuevo marco de coor­di­na­ción fiscal en la Unión Europea que es pre­vi­sible que se apruebe antes de fin de año o a prin­ci­pios de 2024 para tratar de poner freno y re­vertir los dé­fi­cits ex­ce­sivos y las deudas pú­blicas in­sos­te­ni­bles a medio y largo plazo fuera de la ór­bita acep­table de la Eurozona.

El Círculo destaca que esta previsión de nueva transparencia fiscal ha animado a Bruegel, el reconocido think tank económico europeo, a pronosticar quién estará en un horizonte 2033 en la primera división de países cumplidores (menos del 3% del PIB de déficit público y menos del 60% de deuda pública), quién en la segunda de semicumplidores (cumplen una de las dos ratios) y quién en la tercera de incumplidores (no cumplen ninguna de las dos).

En este sentido, señala el Círculo que no es arriesgado pronosticar que España estará en la tercera división y que no es consuelo ni justificación que nos acompañen otros seis países, dos de los cuales, Francia e Italia, son, como nuestro país, soberanos sistémicos de la Eurozona.

En este contexto, el Círculo aboga por una gobernanza reforzada especialmente para soberanos sistémicos con procedimiento sancionador efectivo, así como por una fuerte institución fiscal independiente europea que rinda cuentas al Parlamento Europeo, ya que el actual European Fiscal Board carece de entidad. También propone reforzar las instituciones fiscales independientes nacionales, como nuestra AIReF, dando más visibilidad al principio de “cumplir y explicar” de forma que si las administraciones públicas no cumplen sus recomendaciones se haga efectiva la necesidad de dar explicaciones rigurosas ante instancias relevantes.

Se queja el Círculo de que la imprudencia presupuestaria prioriza al votante de hoy frente al votante futuro, lo que se traduce en una tendencia a incorporar gastos públicos corrientes de impacto temporal inmediato en lugar de priorizar la inversión pública y las reformas estructurales que favorezcan la capacidad de crecimiento y la creación de empleo, comprometiendo la viabilidad de nuestro Estado de Bienestar y la prosperidad del conjunto de ciudadanos y endosando a las futuras generaciones una hipoteca muy difícil de sobrellevar.

En el caso español, y para cumplir con las nuevas reglas fiscales europeas, la AIReF calcula que será necesario un ajuste fiscal en cuatro años a partir de 2025 equivalente a unos 39.000 millones de euros, de 0,64 puntos porcentuales del PIB anual. El Círculo llama la atención sobre el hecho de que se ha hecho hincapié en el gasto como vector importante del déficit, pero hay que prestar atención también a los ingresos, pues los excesos de presión fiscal para justificar excesos de gasto conducen también al fracaso de la política fiscal.

Finalmente, el Círculo insiste en la necesidad de acuerdos y consensos de Estado entre los dos partidos mayoritarios para que la democracia española pueda corregir nuestras vulnerables finanzas estatales y autonómicas y así alinear nuestro comportamiento a las exigencias europeas. Siempre es mejor hacerlo voluntariamente, con anticipación y liderando, que forzados y con retraso.

Artículos relacionados