El Banco Internacional de Pagos (BIS) des­cribe un pa­no­rama apo­ca­líp­tico sobre los efectos del clima

El coste del cambio climático recaerá sobre los Estados si los seguros no lo cubren

Existe una ten­dencia al alza en los primas y de re­duc­ción de las co­ber­turas en las pó­lizas

BIS, Basilea.
BIS, Basilea.

El cambio cli­má­tico re­pre­senta una fuente de riesgos mucho mayor que los que se de­rivan de la propia salud de los eco­sis­temas y la evo­lu­ción del gé­nero hu­mano. Así lo ha puesto de ma­ni­fiesto el Banco Internacional de Pagos de Basilea, el BIS, que en un in­forme sobre la es­ta­bi­lidad del sis­tema fi­nan­ciero ad­vierte sobre “una pro­ba­bi­lidad cada vez mayor de per­tur­ba­ciones ge­ne­ra­li­zadas en el sector fi­nan­ciero, la eco­no­mía, la so­ciedad y la hu­ma­nidad en ge­ne­ral”. por culpa del cambio cli­má­tico.

El supervisor bancario mundial alerta sobre la necesidad de esfuerzos coordinados a cargo de las aseguradoras, los reguladores, los gobiernos y los propios ciudadanos si se quiere mantener la oferta de seguros contra riesgos climáticos y que el precio de estos no registre fuertes subidas o desaparezcan de la oferta de coberturas de las compañías.

l BIS va un paso más allá, cuando señala que si las aseguradoras retiran sus pólizas de riesgos climáticos tendrán que se los estados, es decir, los ciudadanos que soportan los presupuestos de cada país, los que tendrán que abonar esta factura.

Según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, hasta 3.600 millones de personas se encuentran en un perfil de alta vulnerabilidad a las condiciones de un medio ambiente alterado, en todas las áreas del mundo.

El supervisor mundial advierte que se ha despertado una fuerte tendencia de aumento de las primas, en paralelo a una disminución de las coberturas de las pólizas. “El cambio climático está provocando cada vez más pérdidas irreversibles en los ecosistemas de la Tierra. Estos acontecimientos están provocando perturbaciones generalizadas, incluso en el sector de los seguros”, asegura un estudios del BIS.

Instituto de Estabilidad Financiera

Este informe, elaborado por funcionarios del Instituto de Estabilidad Financiera del BIS, junto a miembros de agencias supervisoras y bancos centrales a partir de datos de una encuesta entre aseguradoras, señala que la formación de precios que llevan a cabo estas compañías a partir de los riesgos climáticos, puede entrañar consecuencias negativas para la estabilidad financiera”.

"A través de sus políticas de fijación de precios y suscripción", dicen los autores, "las aseguradoras desempeñan un papel importante tanto en el apoyo a los esfuerzos de mitigación del riesgo climático para la transición al cero neto, como en el incentivo de las medidas de adaptación al riesgo", según destaca Royal Gazette.

El informe muestra preocupación porque, aunque las compañías no tienen en cuenta el impacto del cambio climático al establecer el precio de los seguros, existe una tendencia en la fijación de precios de las primeras, junto a una reducción de coberturas”.

"Los supervisores de seguros tienen un papel fundamental que desempeñar en la promoción de precios de primas adecuados y enfoques de suscripción sólidos”, señalan desde el BIS.

"Dentro de los mandatos de supervisión existentes, los supervisores pueden abordar los riesgos relacionados con el clima que surgen de los procesos de fijación de precios y suscripción a través de requisitos de gestión de riesgos relacionados con el clima".

Artículos relacionados