BOLSA

Las contradicciones de Naturhouse

En contra de las buenas ex­pec­ta­tivas de­po­si­tadas a prin­ci­pios de año, las ac­ciones de Naturhouse van a ter­minar el año prác­ti­ca­mente planas o in­cluso en te­rreno ne­ga­tivo si se tuercen las cosas en las pró­ximas se­ma­nas. Una de­bi­lidad que va más allá de la mera toma de be­ne­fi­cios mar­cada por la floja evo­lu­ción de los in­gre­sos.

En un ejercicio en el que los analistas apostaban por un fuerte crecimiento de los negocios ligados a la salud, la empresa especializada en nutrición ha dejado los ingresos como su gran asignatura pendiente, condicionada por el cierre de puntos de venta y el estancamiento de su canal online en la primera mitad del ejercicio.

Todo ello acabará deteriorando tanto los ingresos como el resultado neto respecto al año anterior según las previsiones de Lighthouse. Y eso que los márgenes, en niveles históricos, han estado ayudando a mantener las cuentas durante la primera mitad del año junto a un exhaustivo control de costes tanto de personal como de gastos operativos.

La casa de análisis recuerda, además, que el entorno macro, alta inflación y menor consumo, está jugando en contra, lo que acentúa el riesgo de revisión de estimaciones a la baja a la espera de un posible cambio de ciclo. Su alta rentabilidad por dividendo de más del 7 % para este año y su bajo PER, inferior a las doce veces, muestra, según estos analistas, la dicotomía actual de Naturhouse de mal momento de negocio, pero múltiplos muy atractivos.

Su escaso “free float”, por debajo del 25 %, es otro de los elementos que juega en conta y que estaría justificando la prevención del mercado en los últimos meses. Desde los máximos anuales alcanzado en marco, el precio de la acción ha caído más de un 15 % para situarse de nuevo en los niveles de principios de año.

Artículos relacionados