El pre­si­dente del Gobierno anuncia su nueva com­po­si­ción, sin sor­presas re­le­vantes

Sánchez cambia su gobierno, mientras Feijóo prepara la reestructuración en el PP

Las di­vi­siones en Sumar añaden más in­cer­ti­dumbre a la es­ta­bi­lidad fu­tura del nuevo ga­bi­nete

Sánchez y Feijóo.
Sánchez y Feijóo.

Quedan se­ma­nas, me­ses, quizás in­cluso años, muy fuertes por de­lante pese a haber lle­gado ya el mo­mento de cam­biar in­cer­ti­dum­bres por he­chos. Ha lle­gado el mo­mento de adoptar de­ci­sio­nes, tanto en el ám­bito de los par­tidos como en el Congreso de los Diputados, el Senado y el Parlamento Europeo.

Para el nuevo Gobierno y el Partido Socialista serán semanas de no dormir. Ya comienza caliente esta semana con el anuncio del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, la remodelación de las estructuras directivas del Partido Popular, la calificación por el Congreso de los Diputados de la Ley de Amnistía y el debate en el Parlamento Europeo de esta misma propuesta de Ley.

Pedro Sánchez anunciaba este lunes la composición definitiva del Gobierno, tras un fin de semana de numerosos contactos en los que pidió a sus interlocutores total discreción hasta que haga pública la composición de su nuevo Gabinete.

Continuidad y buenos alimentos

Se trata de un Gobierno continuista pues todos los grandes pesos del anterior Ejecutivo se mantienen en sus mismas funciones o asumen nuevas responsabilidades, como es el caso del ministro de la Presidencia. Félix Bolaños, suma a su anterior cargo el puesto clave en esta legislatura tan judicializada el ministerio de Justicia.

En la portavocía del Gobierno cambia la sonrisa de la ministra castellano-manchega Isabel Rodríguez por la de la ministra de Educación y portavoz del PSOE, Pilar Alegría, quien presumiblemente tendrá que dejar sus funciones en el partido.

En el ministerio de Industria, que deberá repartir una parte muy importante de los fondos todavía pendientes de repartir procedentes de Bruselas, coloca a un catalán, Jordi Hereu, hasta el momento presidente de Hispasat.

Nuevos ministros

Los nuevos ministros de Sánchez (Ver lista a pie de página) prometían sus cargos ante el Rey en el Palacio de la Zarzuela ese mismo día. Con posterioridad, celebraron la primera reunión del nuevo Consejo de ministros, una vez que se hayan hecho la tradicional foto ante la fachada principal del edificio de Moncloa donde se celebran las reuniones del Consejo.

No será una foto cualquiera. Será el Consejo de Ministros que asumirá unos cambios en las costumbres de la gobernanza de España tan importantes como los que se produjeron durante el primer gobierno de Adolfo Suarez. Con un horizonte penal en sus decisiones que no pasan inadvertidas a los más expertos penalistas españoles.

Al margen de las novedades, continúa en el Gobierno la vicepresidenta tercera Teresa Ribera, la ministra de Hacienda y vicesecretaria general del PSOE, María Jesús Montero, o el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños. Bolaños pasa a ocupar la cartera de Justicia, ministerio de mayor rango que el que ocupa en la actualidad y del que se prevé tenga que jugar un papel decisivo a la hora de convertir en leyes los acuerdos firmados por el PSOE con sus socios de Gobierno y parlamentarios.

Incógnitas por doquier

Se mantiene en el Gobierno la vicepresidente primera, Nadia Calviño. Si fuera elegida en el próximo Ecofín el próximo 8 de diciembre como presidenta del Banco Europeo de Inversiones, para lo que tiene muchas posibilidades, una vez que el canciller alemán, Olaf Scholz, ha confirmado a Pedro su apoyo a la candidata española, tendría que ser relevada porque este puesto que se comenzará a ejercer a partir del 1 de enero próximo, no es compatible con ningún otro cargo.

La prolongación de la indefinición añade incertidumbre a la futura política económica del Gobierno que tanto inquieta a los empresarios y a los inversores institucionales. Algunos de los ministros que corresponden a la cuota del Partido Socialista han sido relevados o cambiados de funciones.

Las dudas de Sumar

Una incógnita resuelta ha sido el papel de la líder de Sumar, Yolanda Díaz. Sus desavenencias con los representantes de Podemos al negarse a incluir en su lista a Irene Montero, han quedado zanjadas y la polémica ya ex ministra ha sido sustituida.

Otras propuestas para el Consejo de ministros desde esta plataforma han quedado rechazadas. No ha sido el caso de Mónica García, como ministra de Sanidad. Dadas las transferencias realizadas a las Comunidades Autónomas en esta materia, resulta sorprendente que se elija para este ministerio a la persona más enfrentada al Partido Popular como es la líder de Más Madrid.

Es otra muestra más del frentismo que ha elegido Pedro Sánchez y sus socios para el desempeño de la actual legislatura, lo que confirmaría que el presidente del Gobierno ha hecho una coalición negativa de socios para enfrentarse abiertamente a Vox y al Partido Popular durante los meses o años que dure su mandato. Poco ha importa doel resto de nombres de Sumar para las demás carteras .

Cambios en el PP

Una vez que está claro que el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, no será presidente del Gobierno durante la presente legislatura, urge que en el partido conservador se hagan los cambios necesarios en su estructura para hacer una oposición efectiva. No lo van a tener fácil. Aunque no quiere dar ninguna pista de por dónde irán los cambios que tiene que hacer, como sucede en la entrevista que concede este lunes al diario ´El Mundo´ los cambios los tiene que hacer ya.

La lista se elaboró pensando en que ganarían las elecciones y no pusieron mucho empeño en elegir a los mejores del partido, sino a los más próximos a su líder. Los ministros se podrían elegir después entre los muchos candidatos que rechazaron acudir en las listas electorales, pero que estarían dispuestos a ejercer en un puesto de relumbrón.

Feijóo sabe que los mimbres con los que llegó a la presidencia del PP, en abril de 2022, los tiene que cambiar. El fracaso de la campaña electoral que hizo que no pudieran gobernar, después de haber arrollado en las autonómicas y locales obliga. La pobre respuesta que han dado a los despropósitos cometidos por Pedro Sánchez para volver a hacerse con la presidencia del Gobierno, exige urgentemente el cambio de algunas de sus designaciones.

Feijóo debe acertar. Aunque los cambios están asegurados, empezando por el Senado, cuyo portavoz actual es Javier Arenas, al haber pasado a la vicepresidencia de la Cámara Alta su anterior portavoz, Javier Maroto, los aciertos no lo están. Históricos del PP desconfían de la capacidad de Feijóo para elegir a sus colaboradores desde su incorporación a Madrid.

El reto principal que asume Feijóo ahora es acertar en la elección de la portavocía del Congreso de los Diputados, figura que durante lo que dure la legislatura, tendrá que asumir unos retos como en la etapa constitucional.

Diputados históricos del PP, consultados por capitalmadrid.com con ocasión del debate de Investidura de Pedro Sánchez, dan por hecho que Cuca Gamarra, actual secretaria general del partido y portavoz del PP en el Congreso, abandonará la portavocía en la Cámara Baja.

Otra cuestión mayor a resolver es la dualidad que mantienen en la actualidad en el partido las figuras de Miguel Tellado, como vicesecretario general de Organización, y Elías Bendodo, como coordinador general. Esta dualidad hay que solucionarla rápido una vez que Pedro Sánchez ha confirmado su permanencia en Moncloa y que la actuación de las Comunidades Autónomas va a ser decisiva en el papel de oposición a realizar al nuevo Gobierno de coalición que ha perfilado el presidente del Gobierno.

Feijóo admite en su entrevista al diario ´El Mundo´ que es necesario incorporar caras nuevas a la dirección del partido. Es obligado también que recupere el tiempo perdido y que organice de forma más eficaz la actividad de su grupo parlamentario. Desde que se celebraron las elecciones generales la gran mayoría de diputados ha permanecido sin prácticamente actividad alguna. La gravedad de la situación le exige actuar.

Artículos relacionados