Lo hace mejor que el con­junto del mer­cado, pero el sector cae un 2,5% en oc­tubre

Bajistas y vendedores ponen en solfa las valoraciones de la banca en la Bolsa

Unicaja Banco
Unicaja Banco

Después de la úl­tima reunión del Banco Central Europeo (BCE) que ha de­te­nido la hasta ahora im­pa­rable má­quina de subir los tipos de in­te­rés, el de­bate sobre si los bancos están ba­ratos o caros sube de tem­pe­ra­tura en bolsa. En el caso de las en­ti­dades es­paño­las, los in­ver­sores ba­jistas y al­gunos ac­cio­nistas de re­fe­rencia están ofre­ciendo ju­gosas pistas de por dónde pueden ir los tiros en el tramo final de 2023.

La venta del 2,95% del financiero mexicano Ernesto Tinajero en Unicaja por casi 75 millones de euros es un buen ejemplo. La colocación acelerada ha requerido un descuento del 2,36% sobre el precio de mercado que demuestra que los compradores son muy exigentes a los actuales niveles. Todo ello a pesar de que Unicaja es uno de los bancos 'descolgados' este año en bolsa con una caída en torno al 5%.

Entrada en el Sabadell

Al mismo tiempo, los inversores bajistas están protagonizando una 'rentrée' en el capital de Banco Sabadell, que ha sido la estrella indiscutible de la banca española y del conjunto del mercado en los últimos días al rebufo de unos resultados espléndidos y al anuncio de una mejora del dividendo del 50%. Con la acción cerca de los 1,2 euros y después de una subida cercana al 40% en lo que va de año, el 'hedge' Millennium está pasando a la acción.

Ya se juega a la baja unos 40 millones de euros contra la cotización de Sabadell, que ya ha mostrado cierto cansancio en el nivel citado de los 1,2 euros después de un rally muy pronunciado desde los resultados. El banco ha puesto muchos cuerpos de distancia con sus competidores españoles, entre ellos Bankinter, donde Point 72 Europe también ha subido su posición corta por encima del 0,5% tras los recortes de los meses anteriores. ¿Hay signos de agotamiento en los precios?

Periodo de reflexión

"Todo parece indicar que la banca se enfrenta a lo que podríamos llamar como un período de reflexión. Los resultados excepcionales que estamos viendo en el tercer trimestre estaban en gran parte descontados por el mercado, y estamos viendo recibimientos negativos como los que han tenido los resultados de BBVA. Los inversores empiezan a operar con más cautela", señalan en una gran firma de bolsa nacional.

La realidad es que el sector lleva anclado ya mucho tiempo en una subida anual de alrededor del 20% y ya no va de forma determinada ni hacia detrás ni hacia delante. Todavía quedan lejos los máximos alcanzados por el sector en marzo, antes de la crisis de los bancos estadounidenses que por momentos sembró el pánico. Desde entonces los inversores están con la mosca detrás de la oreja y no acaban de pisar el acelerador.

La realidad es que el grueso de los bancos españoles sigue lejos de su valor contable en bolsa, en una demostración de que no le han sacado todo el juego a una histórica subida de tipos de interés en la zona euro. El contrapeso es la incertidumbre sobre la evolución macro global, en un escenario también de tensión política en España que de momento no deja a la banca explotar del todo.

Artículos relacionados