El buen ritmo de sus­crip­ciones aleja la vuelta del pago por los de­pó­sitos

Los bancos, velocidad de crucero en fondos conservadores con caída de comisiones

Sube la apuesta por la renta fija más se­gura, aunque deja menos co­mi­siones

Bancos.
Bancos.

La banca es­pañola sigue ven­diendo fondos de in­ver­sión a manos lle­nas. Como lleva ha­ciendo desde que el Banco Central Europeo (BCE) dio un giro his­tó­rico y em­pezó a dejar atrás la era de los tipos cero, el sector fi­nan­ciero está cen­trando su es­tra­tegia en los fondos de in­ver­sión de renta fija muy con­ser­va­do­res, que se han con­ver­tido en la gran al­ter­na­tiva al pago de los de­pó­si­tos: no se comen pa­sivo, dejan co­mi­siones y apenas exigen ges­tión.

Evidentemente, estos ‘fees’ no pueden ser tan altos como los de los fondos más complejos de renta variable. De hecho, se sitúan alrededor del 0,5%, casi cuatro veces menos que los de los productos de bolsa. Como el peso de los fondos conservadores es cada vez más alto, desciende alrededor de un 4% el volumen de comisiones de gestión en lo que va de año. Y lo razonable es que siga cayendo.

Pero a la banca le compensa plenamente este inmenso desplazamiento de dinero a esta modalidad porque le permite mantener clientes -con un alto nivel de fidelidad- durante períodos largos de tres o de cinco años. La posición de las grandes gestoras de bancos españoles no puede ser, de momento, más cómoda. De momento, el sector no tiene intención alguna de cambiar de velocidad.

“Nuestra estrategia está funcionando muy bien. Nuestros clientes más conservadores se están beneficiando de rentabilidades significativas gracias al ascenso de los tipos de interés hasta el 4,5% en la zona euro, y el hecho de que el precio del dinero se vaya a mantener alto durante al menos dos trimestres más, garantiza tranquilidad y estabilidad. De momento no vamos a tocar nada”, señalan en un banco mediano nacional.

La realidad es que las cifras de patrimonio gestionado en fondos por el grueso de las gestoras de entidades financieras están en niveles nunca vistos. Y salvo sorpresa, van a seguir creciendo en lo que queda de 2023 y la primera parte de 2024, antes de que empiecen a bajar -ya se verá a qué ritmo- los tipos de interés. De momento, en octubre el patrimonio de los fondos más conservadores ha registrado otro ascenso de 2.000 millones de euros.

Fuerte alza en el año

El alza ya es de más de 20.000 millones de euros en lo que va de año, y se produce al mismo tiempo que crecen los reembolsos en los fondos de riesgo. Una vez más está quedando patente el carácter muy conservador de los ahorradores españoles, que es el mejor aval para la estrategia de la banca, que se está encontrando una autopista para retrasar la vuelta a la remuneración de los depósitos a plazo.

En la práctica, el volumen acumulado por las gestoras de los bancos en fondos de inversión (en máximos históricos salvo algunas pocas excepciones) permite al sector olvidarse de la remuneración de los depósitos hasta bien entrado 2024. CaixaBank y Openbank, el banco digital del Santander, son las únicas excepciones con oferta oficial entre las entidades cotizadas. El resto se limita de momento a realizar trajes a medida a los clientes conservadores -una minoría- que no quieren fondos de inversión.

Artículos relacionados