BOLSA

Redeia, sin potencia para deslumbrar

Redeia
Redeia.

La gran ma­yoría de ana­listas se man­tienen cautos con Redeia, pese a cum­plir con las ex­pec­ta­tivas de re­sul­tados en el primer se­mes­tre. El gestor de las redes eléc­tricas es­pañolas se en­frenta a un pe­ríodo com­plejo en los pró­ximos meses mar­cado por la pro­bable caída de los in­gresos que afec­tará a sus cuen­tas. La com­pañía, sin em­bargo, es­pera con­tra­rrestar este efecto ne­ga­tivo con una po­si­tiva marcha del ne­gocio in­ter­na­cio­nal.

Los expertos de Bankinter recuerdan que los activos anteriores a 1998 dejarán de percibir remuneración en 2024, lo cual supondrá una menor base de activos regulados y, por tanto, menores resultados para el grupo con un previsible descenso del beneficio de cerca de 150 millones para 2025.

La compañía, sin embargo, espera contrarrestar este efecto negativo con una positiva marcha del negocio internacional, el ajuste de costes y la reducción de la deuda. Esta última se ha visto contenida en los nueve primeros meses del año gracias a la venta del 49 % de Reintel a KKR por cerca de 1.000 millones en 2022, justo en un momento en el que el coste de la deuda ha empezado a dispararse.

También confía en la recuperación del negocio de telecomunicaciones después de la debilidad mostrada entre enero y septiembre este año. De momento, su principal atractivo sigue siendo el dividendo gracias a la desinversión de activos. A los precios actuales, el grupo confía en mantener su rentabilidad por dividendo en torno al 6 %.

En este sentido, Bankinter ha reiterado su recomendación de neutral, al igual que Berenberg que ha fijado su precio objetivo en 15 euros por acción. Fuera de esta posición predominante Deutsche Bank aconseja vender con una valoración de 14 euros por acción y Barclays recomienda sobreponderar con una estimación de precio objetivo sobre los 18 euros por acción.

Los analistas técnicos también se muestran conservadores ante la tendencia lateral bajista que viene mostrando en los últimos meses. El valor acumula una caída del 8 % en el global del año y pese a haber encontrado suelo sobre los 14,6 euros por acción tampoco da muestras de poder rebotar con intensidad en el corto y medio plazo.

Artículos relacionados