Hace 50 años de la pri­mera ad­ver­tencia sobre el clima pero las em­presas tienen que atender el ne­gocio

Las aseguradoras fuerzan sus cuentas con el cambio climático y los combustibles

El ase­gu­ra­miento de com­bus­ti­bles fó­siles se man­tiene y su­pera los 22.250 mi­llones de dó­lares anuales

Seguros frente a catástrofes naturales
Seguros frente a catástrofes naturales

Las ase­gu­ra­doras avivan la emer­gencia cli­má­tica, que a veces les oca­siona un in­de­seado agu­jero en sus cuen­tas. Al margen del cambio de clima, el ne­gocio del se­guro de com­bus­ti­bles fó­siles su­peró los 22.250 mi­llones de dó­lares en 2022, el úl­timo del que se tienen ci­fras en este sec­tor. Mientras tanto, las ca­tás­trofes na­tu­rales cau­saron pér­didas eco­nó­micas mun­diales por valor de 313.000 mi­llones de dó­lares en ese mismo ejer­ci­cio, de los que 132.000 mi­llones fueron cu­biertos por se­gu­ros, según datos del bróker de se­guros Aon.

Algunas aseguradoras -no todas, bien es cierto- siguen afrontando la emergencia climática en sus cuentas de resultados pero no tienen otro remedio que mantener e. incluso elevar sus primas ante las catástrofes naturales. La campaña Insure Our Future (asegura nuestro futuro) ha publicado por séptimo año consecutivo los detalles de las políticas climáticas de las aseguradoras.

El coordinador global de esta campaña, Peter Bosshard, ha manifestado que “la industria de seguros advirtió por primera vez sobre los riesgos climáticos en 1973, y ahora estos se han convertido en una sombría realidad, particularmente para los países y comunidades de bajos ingresos que menos han contribuido a la emergencia climática”.

“El cuadro de mando dice que debido a la creciente frecuencia y gravedad de las inundaciones, huracanes, incendios forestales, sequías y otros desastres relacionados con el clima, los pagos de seguros por catástrofes naturales han aumentado a un promedio de 110.000 millones de dólares al año desde 2017, más del doble del promedio durante el último año” y señala que “Insuramore, una firma de inteligencia de mercado en el sector de seguros.

Reaseguros

El cuadro de mando Insure Our Future señala que las aseguradoras ahora están tratando de limitar sus pérdidas futuras derivadas de los riesgos climáticos. Además, el capital para reaseguros cayó entre un 20% y un 25% en 2022, según un informe sobre catástrofes naturales del Swiss Re Institute. Esta circunstancia, combinada con el creciente riesgo financiero ha provocado un aumento en las primas.

Esta compañía informa que los seguros de combustibles fósiles generaron a la industria alrededor de 21,250 millones de dólares en 2022, por el negocio se está convirtiendo en alto riesgo.

“Si las compañías de seguros tomaran en serio la ciencia climática, alinearían completamente sus estrategias de suscripción e inversión con una trayectoria creíble de 1,5 grados centígrados y pondrían fin a todo apoyo al aumento de la producción de combustibles fósiles,” señaló Bosshard.

Limitar pérdidas

El cuadro de mando Insure Our Future dice que las aseguradoras ahora están tratando de limitar sus pérdidas futuras derivadas de los riesgos climáticos, y agrega que, según un informe sobre catástrofes naturales del Swiss Re Institute, el capital para reaseguros cayó entre un 20% y un 25% en 2022 y, combinado con el creciente riesgo financiero provocó un aumento en las primas.

Insure Our Future es una campaña global de ONG y movimientos sociales que busca responsabilizar a la industria de seguros por su papel en la crisis climática. Pidieron a las compañías de seguros que dejen inmediatamente de asegurar nuevos combustibles fósiles y eliminen gradualmente el apoyo a los proyectos existentes de carbón, petróleo y gas.

Ariel Le Bourdonnec, analista de seguros de Reclaim France advierte que la política de alineamiento con los objetivos de transición energética no son más que un lavado de cara por parte de las aseguradoras.

“Todavía se están beneficiando de proporcionar cobertura que permita a las empresas desarrollar nuevos proyectos de combustibles fósiles. Las aseguradoras podrían ser una fuerza de cambio, pero en cambio están socavando la acción climática”, denuncia Le Bourdonnec.

Las aseguradoras han seguido introduciendo restricciones al carbón y, aunque el progreso se ha desacelerado, a las compañías del carbón les resulta cada vez más difícil conseguir seguros para nuevos proyectos y, cada vez más, para las operaciones existentes, según el cuadro de mando.

Artículos relacionados