El Fondo de Reservas le per­mite ganar tiempo y ana­lizar la mejor op­ción

Ibercaja mantiene su salida a Bolsa como objetivo estratégico, pero sin prisa

La Fundación ya ha com­ple­tado el 83% de las do­ta­ciones pre­vistas para 2025

Ibercaja
Ibercaja

Mientras el mer­cado no cambie sus­tan­cial­mente a me­jor, Ibercaja no pa­rece tener prisas por volver a plan­tearse una po­sible sa­lida a Bolsa. A cierre de sep­tiem­bre, el prin­cipal ac­cio­nista de la en­ti­dad, Fundación Ibercaja tenía do­tados 260 mi­llones de euros al Fondo de Reserva, el 83 % del total re­que­rido de 316 mi­llones de euros que debe com­ple­tarse a cierre de 2025.

El fondo de reserva es la alternativa propuesta con la validación por parte del Banco de España para respetar la reducción de la participación de Fundación Ibercaja en la entidad por debajo del 50 % del capital, contemplada en la Ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias.

De este modo, Ibercaja ya no es encuentra sujeta a ninguna fecha límite para su salto al mercado. Una operación que se ejecutará cuando la coyuntura resulte propicia para la entidad, sin el condicionante ni las urgencias de un plazo determinado después de haberlo pospuesto a principios de 2022 tras la inestabilidad provocada por la guerra en Ucrania.

Todo ello, señalan los analistas, gracias a la buena gestión realizada en los últimos años que ha generado las condiciones necesarias para abonar un dividendo los suficientemente importante como para poder constituir esta reserva sin agobios en los plazos marcados por la normativa. Eso ha conferido a la entidad la oportunidad y el privilegio de establecer los tiempos a su conveniencia, aunque la salida a Bolsa sigue siendo valorada por el grupo como una oportunidad estratégica.

Tanto en la Fundación como en el propio banco se entiende que la mejor opción es su salida a Bolsa, pero el horizonte temporal ha cambiado radicalmente. Ahora cuenta con el comodín del tiempo que le da tranquilidad y evita decisiones precipitadas a la hora de gestionar su desembarco en el mercado.

Los dividendos son claves

No en vano, la Fundación, principal accionista de la firma aragonesa, tiene previsto completar estas dotaciones íntegramente antes de su vencimiento gracias el dividendo abonado por la entidad basado en los beneficios ordinarios hasta esa fecha. Las positivas proyecciones del grupo, con un ‘pay out’ previsto del 60 %, evitará la necesidad de realizar cualquier operación extraordinaria de desinversión o dividendo para completar dicho fondo.

Sus resultados de este año así lo vienen a certificar. Entre enero y septiembre, Ibercaja ha logrado un beneficio de 280 millones de euros, cerca de un 70 % superior al contabilizado el año anterior. Se trata del mayor beneficio neto en nueve meses desde 2015 gracias al avance de la productividad y el dinamismo comercial, así como a la optimización de la estructura de costes realizada en años anteriores.

De hecho, la entidad presume de tener uno de los balances más sólidos del sistema financiero español. A falta del último trimestre del año supera ampliamente los objetivos establecidos de rentabilidad, con un Rote ajustado del 11 %; de solvencia, con una ratio CET1 Fully Loaded del 12,9 %; y de calidad del activo, con una ratio NPA del 2,9 %. Las cuentas muestran, además, una elevada ratio de liquidez LCR del 199 %.

La hipotética fusión con Unicaja

Su posible salida a Bolsa tampoco se verá condicionada por posibles operaciones corporativas. Víctor Manuel Iglesias, consejero delegado, ha reiterado en diversas ocasiones que la independencia del grupo forma parte de “nuestro ADN” y no hay motivos para plantearse posibles fusiones con otras entidades. La firma siempre ha mostrado su satisfacción con su actual perímetro con un negocio sostenible, sólido y buen fundamentado.

Los responsables del banco destacan que, desde el punto de vista de los indicadores financieros, se encuentra en su mejor momento de la historia reciente y, por tanto, no necesitan compartir camino con nadie. Al respecto consideran positivo que en España exista una banca mediana más cercana al cliente.

Los analistas, en cualquier caso, insisten en una posible operación con Unicaja. Esta tendría todo el sentido estratégico capaz de crear un banco muy bien distribuido por España en un mercado cada vez más concentrado, mejorando su competitividad. No en vano, el 70 % de los activos se encuentra en manos de los bancos grandes.

Artículos relacionados