ANÁLISIS

España grita libertad frente a las concesiones de Sánchez a los independentistas

Explosión po­pular en todo el te­rri­torio es­pañol por la Ley de Amnistía que borra el desafío ca­talán

Manifestación anti amnistía en Madrid.
Manifestación anti amnistía en Madrid.

España brama contra la Ley de Amnistía que Pedro Sánchez ha con­ce­dido a los in­de­pen­den­tistas ca­ta­lanes a cambio de su per­ma­nencia en la Moncloa cuatro años más. Cientos de miles de per­so­nas, con­vo­cadas por el Partido Popular, re­co­rrieron todas las ca­pi­tales de pro­vin­cias es­pañolas para de­nun­ciar las con­ce­siones que ha acor­dado el PSOE de Pedro Sánchez a los lí­deres in­de­pen­den­tistas de Cataluña y del País Vasco para poder volver a go­ber­nar.

Una polémica Ley de Amnistía que muy previsiblemente será presentada este lunes por el PSOE y sus aliados en el Congreso de los Diputados, como condición previa impuesta por los separatistas catalanes para apoyar la investidura de Sánchez, que se celebrará los próximos días 15 y 16 de este mes de noviembre.

Antes de que llegue ese debate en el Congreso, del que casi con seguridad Sánchez saldrá investido presidente del Gobierno, el líder de la oposición popular, Alberto Feijóo, le ha advertido, que “quien gobierna con deshonra, se irá con deshonra”. Dejando también claro el que será su 'leit motiv' para lo que dure la legislatura, el el presidente del PP ha gritado “queremos igualdad, libertad y dignidad”, valores que considera destruidos por Sánchez para poder seguir gobernando.

Denuncias de cientos de miles

La situación de desigualdad e indignidad la han denunciado este domingo los cientos de miles de ciudadanos, dos millones, según los cálculos de los populares, en unas manifestaciones pacíficas y multitudinarias que han inundado las principales calles y plazas de todas las capitales españolas. En especial Madrid, donde los organizadores estiman que se puede haber superado el medio millón de personas, ante los que el presidente del PP Alberto Núñez Feijóo ha predicho a Pedro Sánchez un mal futuro.

Previamente había afirmado ante los cientos de miles que llenaban la puerta del Sol de Madrid y las calles aledañas, que “Sánchez está pagando la impunidad de sus socios con los impuestos de todos los españoles”. Repitiendo en varias ocasiones su mensaje central de que “nos oponemos a los acuerdos de Pedro Sánchez con los independentistas”, porque los españoles queremos “igualdad, dignidad y libertad”.

Ante estos cientos de miles de españoles congregados en Madrid, Núñez Feijóo, ha constatado que “esta mayoría de españoles ya no es silenciosa”, asegurando que protestarán “hasta que haya elecciones”.

Feijóo ha cerrado la concentración convocada en la Puerta del Sol de Madrid, con 80.000 asistentes, según las cifras de la Delegación del Gobierno, y medio millón, según las estimaciones del PP, con un discurso en el que también ha considerado que la votación de la próxima semana en la que Sánchez previsiblemente será investido significará “lo contrario de lo votado en las urnas” el 23 de julio.

Mentir no es rentable

El líder popular ha arremetido contra Sánchez durante la mayor parte de su alocución, al acusarle de “mentir”, y no de “cambiar de opinión” como él justifica, acerca de la amnistía, que apoya por exigírselo la oposición independentista para poder ser investido: “Hace de sus necesidades personales problemas para los españoles; de su avaricia, inmoralidad, y de su egoísmo, humillación”.

Feijóo ha recordado que los independentistas tuvieron el 23J “menos apoyo popular que nunca, pero han encontrado un atajo: la falta de escrúpulos del candidato socialista” para concluir que “España va a tener un presidente que ha comprado su investidura a cambio de la impunidad judicial de sus socios”.

Ante estas afirmaciones de Núñez Feijóo y, tras señalar el líder del PP que “el presidente del Gobierno no puede ser objeto de una compraventa”, miles de manifestantes presentes en la Puerta del Sol han interrumpido a su líder para corear “España no se vende”.

El líder popular ha animado a los asistentes a continuar con las protestas “con respeto, con serenidad, con firmeza”, como valores democráticos para defender las convicciones. Ha rechazado además que los socialistas, sin mencionarles, “están pretendiendo hacernos pasar como una minoría violenta, y decimos no, nosotros estamos por el cumplimiento de la ley y las manifestaciones legales se pueden hacer en cualquier lugar de España, estamos defendiendo a la policía”, para añadir que “son ellos los que no cumplen la ley y son ellos los que utilizan la Guardia Civil y la Policía y van a aprobar la amnistía contra las leyes”.

Demayoría silenciosa, nada

En un cambio de actitud de su hasta ahora búsqueda del consenso con el líder socialista, le ha advertido de que “esta mayoría de españoles ya no es silenciosa. No vamos a renunciar a ninguna conquista democrática, vamos a seguir, no nos vamos a callar, no nos callaremos hasta hablar en unas elecciones”.

En la intervención más dura y crítica de las mantenidas hasta ahora por el líder popular contra Pedro Sánchez, ha reconocido que los independentistas “al menos van de cara, llaman a las cosas por su nombre”, mientras que Sánchez, a su juicio, “subestima la inteligencia de los españoles, al decir una cosa y hacer la contraria”.

Además de mentiroso, Feijóo ha acusado a Sánchez de codicia al recordar que “no han sido las urnas, es la codicia de un ciudadano la que nos ha traído hasta aquí”.

Por eso cree que muchos socialistas se oponen a lo que decide su secretario general, para quien “su proyecto es él y nadie más que él”, a quien también ha acusado de hacer todo contra España.

Sánchez y dirigentes socialistas piden cordura y mesura

Pese a haber perdido las elecciones, líderes regionales socialistas siguen insistiendo en que las han ganado y piden al presidente del Partido Popular que respete el resultado electoral y condene los actos violentos ante las sedes socialistas. El único de estos líderes del PSOE de los que se han manifestado este domingo que ha admitido que los políticos deben escuchar las protestas de la ciudadanía ha sido el secretario general del PSOE, Juan Lobato.

Discrepancia dentro del PSOE

Lobato, en una desafortunada grabación en video en la que parece estar en pijama y remitida a los medios de comunicación tras las numerosas concentraciones, dice que le encanta que la ciudadanía opine “con total libertad”, al tiempo que asegura que “los líderes políticos tienen que escuchar con atención, que atender y entender por qué protesta y por qué se queja la gente.

También a través de un vídeo colgado en la red social X por el Partido Socialista de Navarra, su secretaria general y presidenta de la Comunidad, María Chivite, ha pedido serenidad y convivencia. Sin decir que han ganado las elecciones ha recordado que “los gobiernos se construyen con mayorías parlamentarias y con acuerdos entre diferentes”. En términos similares, y siempre a través de comunicados, se han expresado los secretarios generales del PSOE de La Rioja o el de la Comunidad de Murcia. Qué miedo a dar la cara ante la prensa y admitir preguntas.

Pero llama sobre todo la atención la apelación a la cordura del presidente del gobierno en funciones. Tras amenazar con sus propuestas la división de poderes, la unidad de España, la igualdad de los ciudadanos, todo por conseguir el gobierno, como él mismo reconoció en el día de la jura de la Constitución de la Princesa Leonor, le pide al Partido Popular “cordura y mesura” en sus manifestaciones en contra la Ley de amnistía.

Como han reconocido hasta en su propio partido líderes como el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, las cesiones de Sánchez para mantenerse en el poder superan los peores temores. Todo el acuerdo firmado con Junts recoge los principios del independentismo. Cuestionan la democracia española, su transición desde la dictadura y el Estado de Derecho, como vía para debilitar al Estado y para facilitar la independencia de Cataluña.

Cesiones totales

Sánchez ha aceptado la amnistía total, negociar un referéndum, que un verificador internacional supervise periódicamente el cumplimiento de estos acuerdos, transferir el 100% de los impuestos y admitir que en España existe persecución judicial por motivos políticos, el ´lawfare´ que Santos Cerdán dice que no está en los acuerdos.

La lista es tan demoledora, cesiones a las que los ciudadanos no dieron su voto en las pasadas elecciones. No iba en el programa del PSOE. Incluso algunos, como el líder socialista catalán Salvador Illa, lo negaron incluso después de celebrarse las mismas.

Quizás por ello, como le han recordado en días recientes medios de comunicación internacionales como el Wall Street Journal o Bloomberg, las decisiones de Pedro Sánchez han puesto en riesgo la concordia ciudadana, habiendo optado por una solución peor que la que se vanagloria haber evitado con un gobierno del centro y la derecha.

Artículos relacionados