A fi­nales del pa­sado junio la deuda pú­blica es­pañola se si­tuaba en un 111,2% del PIB

Los países de la Eurozona comienzan a reducir su deuda, salvo España

Se en­cuentra entre los que tienen más dé­ficit pú­blico, a pesar de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica

Nadia Calviño, Vicepta. Economía
Nadia Calviño, Vicepta. Economía

La deuda pú­blica mun­dial, y en menor es­cala la de la Eurozona, está dis­pa­rada, re­sul­tado de las con­se­cuen­cias eco­nó­micas que su­puso tanto la pro­lon­ga­ción de la pan­demia como el pos­te­rior inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania. Pero al­gunos países han po­dido re­vertir esa si­tua­ción con­tro­lando el dé­ficit y re­du­ciendo la deuda gra­cias a la só­lida me­joría de sus eco­no­mías. En la Eurozona así ha sido, salvo en España.

Pero mucho más desde que terminó. Así, durante el segundo trimestre del presente año, la deuda pública de la zona europea se concretó en un 90,3% del Producto Interior Bruto (PIB). No obstante, no ha ocurrido lo mismo en todos los países miembros.

España se mantiene entre las naciones que todavía, y pese a la recuperación económica, tienen el porcentaje de deuda en relación al PIB más elevado de la Eurozona. Este porcentaje, a finales del mes de junio, se situaba en un 111,2% del PIB.

Sin embargo, este dato supone una mejora de un 3,3% respecto al mismo periodo de 2022; pero esto no ha permitido salir del top 5 de países con más déficit de sus arcas públicas debido a que hay menos ingresos y más gastos de las consecuencias antes mencionadas.

Máximo histórico

En ese mismo mes de junio, según los últimos datos publicados por el Banco de España, se llegó a un máximo histórico de deuda del conjunto de las administraciones públicas españolas hasta los 1,568 billones de euros.

No solo en junio, durante el mes de agosto también se observó un aumento de la deuda en 5.919 millones como consecuencia sobre todo del crecimiento del endeudamiento tanto del Estado como de las comunidades autónomas. En este punto, solo los ayuntamientos vieron cómo bajaba el dinero que debían, mientras las administraciones de la Seguridad Social mantuvieron una cifra estable.

Parecido a lo que ocurre en España es lo que se puede ver, en cuanto a las ratios más altas de deuda pública, en países como Grecia, donde la deuda alcanza el 166,5% del PIB, Italia (142,4%) y Francia (111,9%). Al contrario, los países menos endeudados de la Eurozona fueron Luxemburgo (28,2%), Bulgaria (21,5%) y Estonia (18,5%).

Ayudas anti inflación

Precisamente, el impacto de las medidas que puso en marcha el Gobierno central de España para hacer frente a la disparada inflación explica también buena parte de ese endeudamiento público del último año y medio. Iniciativas que, algunos casos, se mantienen todavía vigentes como es el caso de la bonificación del combustible para el sector de los transportistas, la rebaja del IVA de la luz y así como de determinados alimentos de la cesta de la compra y otras reducciones que afectan al pago de impuestos energéticos.

Esto hasta que llegue, más pronto que tarde, el próximo 1 de enero de 2024 que es cuando muchas de ellas expiran. Ante eso, el Ejecutivo en funciones todavía sigue estudiando qué hacer con estas subvenciones que se mantienen todavía activas: ya sea en forma de no contemplar su prórroga (salvo que sea estrictamente necesario en un futuro) o poner en marcha otras medidas de gasto similares.

Artículos relacionados