Los ex­pertos prevén más pre­sión en el precio de las hi­po­tecas para vi­vienda

El euríbor afloja en octubre pero aún está muy lejos de un cambio de tendencia

La vo­la­ti­lidad de oc­tubre de­muestra que aún quedan epi­so­dios de ten­sión

Christine Lagarde, presidenta del BCE.
Christine Lagarde, presidenta del BCE.

La de­ci­sión del Banco Central Europeo (BCE) de pausar la subida de los tipos de in­terés en la zona euro des­pués de 10 alzas con­se­cu­tivas ha te­nido un efecto bal­sá­mico sobre el eu­ríbor a 12 me­ses, del que de­pende el coste de las hi­po­tecas va­ria­bles en España. El ín­dice hi­po­te­cario cierra el mes de oc­tubre en el 4,05% en tipo dia­rio, cla­ra­mente por de­bajo del 4,128% pre­visto en la reunión del BCE del 26 de oc­tu­bre. Pero eso no su­pondrá un alivio en la ac­tua­li­za­ción de las cuo­tas, cuyo efecto se re­trasa.

Y mucho más lejos aún del amenazante 4,212% de la primera semana del mes pasado, cuando el índice cotizaba un escenario de tipos más agresivos. La relajación de los últimos días es un alivio para los hipotecados de hoy y para los que lo van a ser en los próximos meses. Pero un alivio muy pequeño todavía, ya que los expertos están de acuerdo en que, de momento, no hay signos de que estemos ante un cambio de tendencia.

Con el Euribor en el 4,16% al cierre de octubre (frente al 4,149% de septiembre) desde Kelisto.es aseguran que no se debe esperar ningún tipo de alivio para los hipotecados a corto y a medio plazo, a pesar de que es evidente que, salvo sorpresa mayúscula, el aumento de las cuotas mensuales va a ser mucho más suave a partir de ahora. Pero las comparaciones siguen siendo odiosas con el Euribor consolidado por encima de la barrera del 4% a pesar de la debilidad de los últimos días.

Al cierre del mes de octubre del año pasado, el índice estaba en el 2,629%, mientras que cuando acabó el mes de noviembre de 2002 se situaba en el 2,828%. Por lo tanto, las revisiones van a seguir siendo muy gravosas para las familias, que en los últimos trimestres están realizando un enorme esfuerzo para reducir su endeudamiento. Mientras, los expertos creen que hay que ser muy cauteloso respecto a la evolución inmediata del índice.

Tipos de interés relajados

El BCE ha relajado al euribor, pero de ninguna manera se puede decir que ha pasado lo peor."Lagarde ha dejado un escenario muy abierto para el medio plazo. No descarta nada, por más que el mercado crea que las primeras rebajas de tipos pueden llegar a partir del segundo cuatrimestre de 2024. La caída de la inflación en la zona euro hasta el 2,9% en octubre frente al 3,1% apoya esta expectativa.

"Es un excelente dato, pero conviene ser precavido, porque el escenario macro y geopolítico es todavía muy incierto. Será muy interesante ver la evolución del Euribor en los próximos días si rompe a la baja la barrera del 4%. En cualquier caso, recomendaría a los hipotecados abrocharse bien el cinturón porque va a haber mucha volatilidad en las próximas semanas", señalan desde una entidad financiera española.

Octubre ha sido un buen ejemplo de los movimientos nerviosos de un Euríbor que se ha movido entre el 4,052% de ayer y el 4,212% en un mes de cambios constantes de dirección que han escenificado muy bien las dudas sobre las estrategias de los bancos centrales. Ahora viene una etapa que posiblemente será algo más relajada, pero que no permite en absoluto cantar victoria. Los analistas son precavidos.

Las distintas firmas de análisis y servicios de estudios creen que de cara a los próximos meses el Euríbor podría moverse en una franja estrecha entre el 4% y el 4,1%, teniendo en cuenta que estamos en plena tregua de subidas de tipos de los bancos centrales. Pero si algo ha demostrado el índice desde que entró en terreno positivo en abril de 2022 es que las previsiones están para destrozarlas. Y a lo grande.

Artículos relacionados