Monitor de Innovación

El co­me­tido de las redes pri­vadas es el de pro­teger las claves y la in­for­ma­ción sen­sible

¿Me vendría bien una VPN? Sí, por supuesto

Estos dis­po­si­tivos vir­tuales crean una 'red fan­tasma' que per­mite al usuario co­nec­tarse di­rec­ta­mente a in­ternet

VPN virtual.
VPN virtual.

La res­puesta a la pre­gunta re­tó­rica del ti­tular es la misma, se trate de un par­ti­cular o de una em­presa; pero en este úl­timo caso, con un grado más de én­fa­sis. Las VPN (siglas de 'Virtual Private Network', redes vir­tuales pri­va­das) tienen una fun­ción, que no es otra que la de pro­teger las con­tra­señas y los datos sen­si­bles con­te­nidos en el dis­po­si­tivo donde estén ins­ta­la­das. Han sido y son uti­li­zadas para otros pro­pó­sitos poco éti­cos, pero esa es otra his­to­ria.

La palabra 'virtual' en el acrónimo no es baladí, y es lo que da a estos ingenios informáticos su valor. Esta característica permite al, digamos, ordenador del usuario conectarse directamente a internet sin necesidad de un dispositivo externo, el router en este caso; de este modo, la dirección IP (identificación de red) queda oculta de los ojos curiosos, y los datos cifrados e inasibles salvo para los destinatarios autorizados.

Su instalación es pan comido para cualquier persona que tenga nociones básicas de informática: basta con ejecutar un archivo descargado, como cualquier antivirus o programa. El mercado está lleno de VPNs, y es prácticamente seguro que quien esté leyendo estas líneas se haya 'tragado' publicidad de uno de ellos al abrir un vídeo de Youtube -muy probablemente, el célebre NordVPN-.

Escudo, alarma y camuflaje

Sus posibilidades aumentan la accesibilidad y la libertad del internauta: son capaces de ignorar los bloqueos de contenido por países, hacen al usuario 'invisible' y anulan los 'banners' publicitarios, entre otras muchas cosas. Todo ello hace a las VPN una herramienta muy útil para los ciberdelincuentes, ya que facilita el encubrimiento de actos ilícitos 'online'. Sin embargo, han sido diseñadas para, precisamente, brindar protección frente a esos peligros.

En primer lugar, escudan nuestra identidad, los datos bancarios y el historial de navegación, impidiendo que los malintencionados accedan a ellos. Además, al operar al margen de la IP, la ubicación y registros de actividad también permanecen ocultos.

Por otro lado, una VPN es también un efectivo 'candado', bloqueando programas señalados si detecta indicios de actividad maliciosa, lo que reduce aún más la posibilidad de llevarnos un disgusto. Todas estas características aumentan la seguridad de empresas y organizaciones a la hora de dar acceso remoto a los empleados.

Artículos relacionados