La cam­paña arranca con bas­tante an­te­la­ción con pre­mios de hasta el 6% por tras­paso.

La banca anticipa la campaña de pensiones con las aportaciones bajo mínimos

Las en­ti­dades tratan de re­vi­ta­lizar con altas bo­ni­fi­ca­ciones un mer­cado de­pri­mido

Planes ahorro y pensiones.
Planes ahorro y pensiones.

La cam­paña de planes de pen­siones está ofi­cial­mente en mar­cha. Algunas de las en­ti­dades de re­fe­rencia ya han puesto sobre la mesa las pri­meras ofertas de la tem­po­rada en forma de ju­gosas bo­ni­fi­ca­ciones para fo­mentar el tras­paso entre en­ti­da­des. El grueso de las pro­puestas está aún por lle­gar, pero todo hace in­dicar que viene por de­lante un final de año de muy alto vol­taje para captar nuevos clien­tes.

Algunos bancos hah tomado la delantera ofreciendo hasta un 6% a los ahorradores que traspasen su plan de pensiones y EPSV -entidades de previsión social voluntaria- desde sus competidores. Ofrece un 5% sobre el importe del saldo traspasado para traspasos iguales o superiores a los 60.000 euros, mientras que el premio se queda en el 4% para saldos inferiores a dichos 60.000 euros.

Ptrima por el traslado

En los dos casos el cliente recibe un 1% si el traspaso es a planes de la denominada gama ‘premium’, que realizan inversiones de carácter sostenible. En todos los casos el importe máximo de bonificación es de 10.000 euros. Por su parte, Deutsche Bank bonifica con hasta el 4,5% las aportaciones de al menos 5.000 euros a planes de pensiones. A cambio pide un compromiso de permanencia de ocho años.

Es sólo el aperitivo de la avalancha que viene por parte de bancos y aseguradoras hasta final de año para poner a 'revientacalderas' un negocio tocado por la pérdida de atractivo fiscal que ha ido sufriendo en los últimos años. El máximo legal deducible en planes de pensiones cayó desde los 8.000 euros de 2020 hasta los 1.500 euros de 2022. Un nivel este último sin apenas interés para quienes tienen más potencial de ahorro.

Aunque este rejonazo provocó un gran descenso del 32% de las aportaciones brutas anuales el año pasado, la realidad es que los españoles destinaron a planes de pensiones individuales más de 1.700 millones de euros en 2022. Otra cosa es el resultado, porque el patrimonio total cayó algo más de un 10% por el impacto de las rentabilidades negativas del año pasado y dejó mal sabor de boca. Pero el sector financiero no tira la toalla.

Habrá. ofertas más agresivas

“Creo que vamos a ver las ofertas más agresivas de los últimos años en las próximas semanas, porque la banca apuesta por un producto con enorme capacidad de fidelización en el tiempo que, a pesar de todo, mantiene unas cifras de captación que para el sector financiero son muy interesantes por el perfil de este tipo de cliente. Es un complemento perfecto a su apuesta por los fondos de inversión”, aseguran desde el sector.

En cualquier caso, el objetivo de la banca es que la contratación -que como cada año se concentra en el final del ejercicio- no decaiga más respecto a 2022. En ningún caso se debe esperar una respuesta masiva de los ahorradores en un contexto fiscal muy disuasorio. En estos momentos el porcentaje de españoles que invierte en planes de pensiones se ha instalado alrededor de un pobre 16%. Una subida significativa desde estos niveles es, hoy por hoy, impensable.

Artículos relacionados