Planea cons­truir nuevas plantas so­lares a través de Neoenergía, su fi­lial ca­rioca

Iberdrola espera conseguir en Brasil lo que se le cierra en otros mercados por la inversión

Desarrollará junto al fondo de Singapur redes de trans­mi­sión eléc­trica en el país

Salida a bolsa Neoenergia.
Salida a bolsa Neoenergia.

La fuerte subida de los tipos de in­te­rés, como re­sul­tado de la po­lí­tica de con­ten­ción de la in­fla­ción se­guida por la Fed en Estados Unidos, el BoE en Reino Unido o el BCE en la Eurozona, su­pone un ma­zazo a la po­lí­tica de ex­pan­sión para em­presas como Iberdrola, que ha re­cu­rrido al cré­dito para fi­nan­ciar su cre­ci­miento. La can­ce­la­ción de con­tratos en Estados Unidos por Avangrid, fi­lial de la ener­gé­tica que pre­side Ignacio Galán, es un claro ejem­plo. Pero la em­presa con sede en Bilbao busca al­ter­na­tivas en América Latina, como Brasil.

Así, y a través de la filial que Iberdrola tiene en el país carioca, Neoenergia, se acaba de formalizar un acuerdo comercial con la compañía energética Comerc, líder en la comercialización y gestión de energía para el mercado libre en esa zona. Una alianza muy beneficiosa con la idea, por parte de Iberdrola, de producir energía fotovoltaica en Brasil.

Con esta unión, las dos empresas adquieren el compromiso de poner en marcha una inversión inicial de más de 94 millones de euros para costear su introducción en el mercado de este tipo de energía en Brasil; más concretamente para levantar de cero toda una red de plantas solares que permitan en un futuro generar y distribuir energía renovable en el mercado libre destinado a clientes residenciales, comerciales y rurales.

Lo que no se ha contado por el momento, ni por parte de Neoenergia ni de Comerc, es qué número de parques fotovoltaicos van a construir y la capacidad que tendrán. Lo que tampoco se sabe, pero se sospecha, es que la ubicación de estos puede estar en las comarcas de Bahía, São Paulo, Río Grande do Norte, Pernambuco y Brasilia. No es una decisión casual, en estas zonas ya operan distribuidoras pertenecientes a la filial de Sánchez Galán en Brasil.

No acaban aquí las ansias de expansión de Iberdrola ya que en breve ese objetivo conquistador se afianzará con el acuerdo al que han llegado precisamente Neoenergia con GIC, el fondo soberano de Singapur, para dar luz verde a nuevas redes de transmisión eléctrica en Brasil y más concretamente en las zonas de Jalapao, Santa Luzia, Dourados, Atibaia, Biguacu, Sobral, Narandiba y Río Formoso por más de 460 millones de euros.

De esta forma, Iberdrola se asegura la mitad de la participación en esta sociedad que tiene un valor de 228 millones de euros, además de tener la oportunidad de trabajar, junto con GIC, en futuras licitaciones de activos de transporte de energía eléctrica en la nación carioca.

Presente y futuro de Neoenergia

Esta rama de Iberdrola en Brasil ha logrado colarse entre las más importantes empresas de generación, transmisión y distribución de energía en el país aglutinando a cinco distribuidoras, más de 16 millones de clientes y dando un servicio para una población de casi 40 millones de personas. Eso sí, aunque está controlada por la firma española, cuenta con acciones negociadas en la bolsa de São Paulo.

Eso desde el punto de vista de los negocios, ya que, en el plano más técnico, esta compañía dispone de una capacidad instalada de generación de 5,2 GW, de los cuales prácticamente la mayoría proceden de fuentes renovables.

Artículos relacionados