Intereses ele­va­dos, in­te­rrup­ciones en los su­mi­nis­tros e in­fla­ción ré­cord des­acon­sejan la in­ver­sión

Iberdrola denuncia las trabas en EE.UU. para el desarrollo de energías alternativas

Su fi­lial nor­te­ame­ri­cana, Avangrid, res­cinde los con­tratos de otra planta por el ex­ce­sivo in­ter­ven­cio­nismo

Avangrid
Avangrid

No pa­rece que Estados Unidos sea la tierra pro­me­tida que se pro­metía Iberdrola hace muy poco tiempo. Su fi­lial nor­te­ame­ri­cana, Avandrid, ha anun­ciado la res­ci­sión de los acuerdos de com­pra­venta de energía (PPA, por sus si­glas en in­glés) que tenía sus­critos para otro de sus grandes pro­yectos de eó­lica ma­rina en el país, Park City Wind, al con­si­derar que las con­di­ciones pac­tadas no ga­ran­tizan su via­bi­lidad eco­nó­mica. No son los pri­meros ni serán los úl­ti­mos.

En un comunicado, la filial de la energética que preside Ignacio Galán indicó que ya hace un año fue el primer desarrollador de eólica marina en Estados Unidos en "hacer públicos los vientos económicos en contra sin precedentes que enfrenta la industria, incluida una inflación récord, interrupciones en la cadena de suministro y fuertes aumentos de las tasas de interés".

Según la filial de Iberdrola, todos estos impactos hacen que Park City Wind, un parque eólico marino de 804 megavatios (MW) previsto en la costa del Estado de Connecticut y cuya inversión ascendería a unos 1.200 millones de euros, sea un proyecto no financiable en las condiciones de los contratos existentes.

Avangrid consideró que, después de explorar todas las posibles soluciones a los desafíos financieros que enfrenta el proyecto y entablar "discusiones productivas y de buena fe" con funcionarios del Estado de Connecticut al respecto, "el mejor camino a seguir para Park City Wind es la terminación de los acuerdos de compra de energía y una nueva oferta del proyecto".

"De conformidad con los contratos, Avangrid y Connecticut Electric Distribution Companies acordaron rescindir los PPA, lo que permitirá a todas las partes la oportunidad de seguir un camino conveniente a seguir", afirmó la compañía.

YA RESCINDIÓ EL CONTRATO DE COMMONWEALTH WIND

Este mismo año, Avangrid ya acordó también rescindir el contrato de compraventa de energía vinculado a su proyecto de eólica marina Commonwealth Wind, de 1.200 (MW) por las mismas razones de una difícil viabilidad económica en esas condiciones y procedió al pago de 48 millones de dólares (unos 44 millones de euros) por la ruptura del acuerdo.

No obstante, en ambos proyectos el deseo de Iberdrola es el de seguir adelante, avanzando en la consecuencia de los diferentes trámites y permisos, y planea acudir a las próximas subastas.

Avangrid, con aproximadamente 40.000 millones de dólares (unos 37.012 millones de euros) en activos, está presente en 24 estados y gestiona cerca de 10.000 MW de capacidad instalada, de los cuales más de 8.600 MW son de renovables (principalmente eólica y solar fotovoltaica), y más de 130.000 kilómetros de líneas eléctricas a través de ocho distribuidoras en Nueva York, Connecticut, Maine y Massachusetts.

Asimismo, Iberdrola está al frente del primer proyecto eólico marino a gran escala en Estados Unidos, 'Vineyard Wind', que entrará en funcionamiento en el último trimestre de este año.

Artículos relacionados