"Se está de­jando de in­vertir en Europa en de­ter­mi­nadas fuentes ener­gé­ticas por ra­zones ideo­ló­gi­cas”.

Repsol reclama a Bruselas una transición energética sin ‘vetos’ ni ‘prohibiciones’

Imaz (CEO) de­manda una marco re­gu­la­torio que aporte ‘certidumbre’ y ‘estabilidad’

Josu Jon Imaz, Repsol.
Josu Jon Imaz, Repsol.

El con­se­jero de­le­gado de Repsol, Josu Jon Imaz, se ha mos­trado muy crí­tico con la transición ener­gé­tica que de­fiende Bruselas porque con­si­dera que se basa en “prohibiciones” y “vetos”, sin dejar que todas las so­lu­ciones tec­no­ló­gicas “compitan o se com­ple­menten entre sí y de­mues­tren su valía sin pre­jui­cios ideo­ló­gicos y sin re­cha­zos”. Imaz de­mandó además un marco re­gu­la­torio que aporte “certidumbre” y “estabilidad” pues el ac­tual es “muy com­ple­jo”, lo que frena las in­ver­sio­nes.

Más alto y claro no puede decirse. El CEO de Repsol ha alzado la voz ante inversores y analistas en Londres para reclamar a la cúpula directiva de Bruselas que deje de mirar para otro lado y afronte las transición energética con las máximas garantías para todos los sectores, el eléctrico, el gasista pero también el petrolero, un sector que invierte todo lo que está en su mano.

La compañía que preside Antonio Brufau ha celebrado en Londres su jornada anual para inversores ESG (medioambiente, sociedad y gobierno corporativo, en sus siglas en inglés), en la que Imaz presentó la hoja de ruta para convertir el grupo multienergético en cero emisiones netas en 2050. Actualmente, el 37,1% de la base accionarial institucional de la petrolera son inversores ESG, lo que sitúa a la empresa como uno de los líderes en el sector.

Un entorno muy complejo y cambiante

Por el interés que Repsol tiene en crear un grupo multienergético potente, Imaz fue muy duro con los planteamientos de Bruselas. En este sentido, abogó por un enfoque “más holístico” de la transición energética en Europa para superar los retos que presenta un “entorno complejo” y en constante “cambio” y garantizar así una “respuesta equilibrada” al trilema energético: energía sostenible, segura y asequible para ciudadanos y empresas.

“Debemos replantearnos la transición energética en Europa. Estamos rechazando invertir en determinadas fuentes de energía por razones ideológicas, no tecnológicas ni científicas”, señaló el consejero delegado de Repsol. Como consecuencia de ello, “los consumidores acaban pagando más por la energía que necesitan”, denunció Imaz.

De igual forma, dijo que las industrias con un alto consumo energético tienen dificultades para competir en los mercados internacionales, “teniendo que cerrar o deslocalizarse a otras regiones”, explicó.

Que todas las tecnologías compitan

Ante tal situación, el CEO de Repsol demandó una transición que no se base en “prohibiciones” o “vetos”, sino en dejar que todas las soluciones tecnológicas compitan o se complementen entre sí y “demuestren su valía sin prejuicios ideológicos y sin rechazos”.

“La transición energética necesita un marco regulatorio capaz de aportar certidumbre y estabilidad. Una regulación estable fomenta la rentabilidad. Las normas actuales de la Unión Europea son demasiado complejas y frenan las inversiones”, afirmó Imaz.

Producción de combustibles renovables

En la jornada celebrada en Londres, Repsol expuso a los inversores los avances que está desarrollando en la producción de combustibles renovables y productos circulares así como otras oportunidades bajas en carbono. Su objetivo es producir 1,3 millones de toneladas de combustibles renovables en 2025 y dos millones de toneladas en 2030.

A finales de este año, tendrá lugar la puesta en marcha de la primera planta en la Península Ibérica dedicada exclusivamente a la producción de biocombustibles avanzados y combustible sostenible de aviación SAF, en el complejo industrial de Cartagena. La planta producirá 250.000 toneladas anuales.

Por otro lado, Repsol ha construido en los últimos años una cartera de activos renovables de 60 GW con el objetivo de alcanzar 6 GW de capacidad instalada en 2025 y 20 GW en 2030. En septiembre pasado, la compañía entró en el negocio eólico terrestre de Estados Unidos, tras la compra de la empresa de energías renovables ConnectGen, con una cartera de proyectos de 20 GW.

En total, Repsol cuenta con 2 GW de producción de energía renovable en España y Chile, y además desarrolla proyectos en Chile y Estados Unidos.

Artículos relacionados