La in­ver­sión rea­li­zada ha cre­cido un 2%, hasta 1.509 mi­llo­nes, y la deuda neta as­ciende a 11.600 mi­llones

Endesa ganó 1.059 millones a septiembre, un 35,9% menos, por menores plusvalías

La eléc­trica man­tiene el ob­je­tivo de al­canzar un be­ne­ficio entre 1.400 y 1.500 mi­llones en 2023 y re­partir un di­vi­dendo de 1 euro

Mario Palermo y José Bogas.
Mario Palermo y José Bogas.

Endesa ha ob­te­nido un be­ne­ficio neto hasta sep­tiembre de 1.059 mi­llones de eu­ros, lo que su­pone una caída de un 35,9%, de­bido a la menor pre­sencia de ex­tra­or­di­na­rios y al im­pacto que ha te­nido en la cuenta de re­sul­tados el “impuestazo” del Estado apli­cado a las em­presas ener­gé­ti­cas. El di­vi­dendo pre­visto para este año es de 1 euro por ac­ción.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) ha caído un 3% hasta los 3.353 millones. El descenso del Ebitda se debe principalmente al efecto negativo del gravamen al sector energético que ha entrado en vigor este año y por el impacto positivo no recurrente no registrado en 2022 de la sentencia favorable del bono social. Excluidos estos efectos, el Ebitda hubiera registrado una subida del 7%. Y el beneficio neto ordinario, un 27,9%

La sentencia favorable registrada en 2022 sobre la financiación del bono social ascendió a 152 millones de euros y el pago del impuesto extraordinario realizado este año sobre las ventas se elevó a 208 millones de euros, lo que ha generado un efecto negativo en la cuenta de resultados de 364 millones de euros.

La eléctrica ha contabilizado una tasa fiscal efectiva del 29,5 %, afectada por el gravamen aprobado en 2022. El beneficio neto consolidado ha caído un 36% al no contabilizarse en 2023 ningún resultado extraordinario como sucedió en 2022 con la venta del negocio de movilidad eléctrica.

Mantiene los objetivos financieros

La energética ha confirmado que mantiene los objetivos financieros para 2023 de registrar un Ebitda de entre 4.400 y 4.700 millones de euros y un beneficio neto de entre 1.400 y 1.500 millones de euros, a la vez que prevé el pago de un dividendo de 1 euro por título.

La inversión entre enero y septiembre ha crecido un 2%, hasta 1.509 millones de euros. El 76% de dicha inversión ha sido destinada a los pilares de la transición energética como son el desarrollo de redes y la apuesta por las energías renovables. La eléctrica tiene operativos 9.300 MW de potencia renovable en la península, unos 800 MW más respecto de final de septiembre de 2022.

La base de clientes en el mercado libre se ha incrementado hasta los 6,9 millones mientras que los clientes del mercado regulado ascienden a 3,7 millones. El porcentaje de ventas de electricidad a precio fijo cubiertas con producción sin emisiones alcanza el 73%. En total, Endesa, ha cerrado el mes de septiembre con una base de clientes estable de 10,5 millones en España.

La compañía tiene ya vendida el 100% de su producción propia de electricidad para 2023 y el 91% para 2024. En cuanto al negocio del gas, el volumen total comercializado se redujo un 8% hasta 70 TWh, debido a la caída del consumo en las centrales de ciclo combinado y pese al aumento registrado en clientes industriales y domésticos.

La deuda neta de Endesa asciende a 11.600 millones euros, lo que supone un aumento del 6% respecto al cierre de 2022, debido al pago de dividendos y las inversiones realizadas. En cambio la deuda bruta se reduce un 24%. La ratio de apalancamiento (deuda neta respecto al Ebitda) se sitúa en 2,2 veces.

Artículos relacionados