La brecha sa­la­rial de gé­nero se am­plía con el paso de los años

La maternidad para las mujeres trabajadoras tiene un coste elevado y difícil de asumir

Las mu­jeres pierden hasta un 28% de in­gresos más que sus pa­rejas tras la lle­gada del primer hijo

Maternidad.
Maternidad.

Tener un hijo su­pone un cambio drás­tico en la vida de cual­quier per­sona, tanto para los pa­dres como para las ma­dres, pero es­pe­cial­mente para estas úl­ti­mas. Y no solo desde un punto per­sonal y fa­mi­liar. En el caso del tra­bajo, las mu­jeres salen peor pa­radas eco­nó­mica y la­bo­ral­mente en com­pa­ra­ción con el pro­ge­nitor del me­nor: ellas pierden hasta un 28% de in­gresos más que ellos al su­marse uno más en la fa­mi­lia. Este es el coste real de la ma­ter­nidad para las ma­dres tra­ba­ja­do­ras.

Unos datos que se desprenden de una investigación llevada a cabo por la ganadora del Premio Nobel de Economía de 2023, Claudia Goldin.

Este porcentaje pone de evidencia una brecha salarial de género, desencadenada por la maternidad, que con el tiempo no es que no se reduzca, sino que, todo lo contrario, cada año que pasa es más grande entre padres y madres. La reducción en los días trabajados, así como el aumento de la jornada laboral a tiempo parcial son los dos factores que evidencian esa diferencia entre hombres y mujeres cuando tienen un hijo.

Según el informe ‘The Child Penalty’ de la Asociación Española de Economía “en el año posterior al nacimiento del primer hijo, las madres pierden un 11,2% de sus ingresos brutos con respecto a su tasa de antes del nacimiento. Sin embargo, se produce el efecto contrario en los padres, cuyos ingresos crecen un 0,15%”.

Madres cada vez con más edad

Una feliz noticia familiar que, sin embargo, en la mayoría de los casos esconde un perjuicio negativo a la carrera profesional de las mujeres. Y es que siguen siendo ellas las que en mayor medida se encargan de buena parte de las tareas domésticas y del cuidado de los niños (como refleja el INE, que recuerda que el 73% de las labores del hogar las hacen ellas).

Es más, aunque el informe no recoge los datos de conciliación, según los últimos datos del Ministerio de Seguridad Social, en relación a los tres primeros meses de este año, el 87,64% de las excedencias por cuidado de hijo, menor acogido o familiar correspondieron a mujeres, mientras que apenas el 12,35% fueron para hombres.

Razones todas ellas que explican que no es de extrañar que muchas mujeres jóvenes quieran retrasar la edad para estrenarse como madres para que esta decisión personal afecte a su trayectoria laboral.

Artículos relacionados