BOLSA

Adolfo Domínguez, gota china

El goteo ven­dedor sobre Adolfo Domínguez no para. Una au­tén­tica gota china que mar­ti­riza a sus res­pon­sa­bles. Solo en el úl­timo mes la ac­ción se ha des­plo­mado más de un 10% sin en­con­trar suelo ni con­suelo. Y eso que a prin­ci­pios de año pa­recía que el valor iba a re­surgir al calor de una clara me­jora. Las buenas ci­fras de ventas de su primer tri­mestre fiscal con un cre­ci­miento su­pe­rior al 32% ani­maron la co­ti­za­ción en ju­lio, a pesar de re­gis­trar unas pér­didas de 3,5 mi­llo­nes.

El mercado daba por buena la nueva estrategia y la mayor actividad comercial en un principio, pero luego las dudas han ido creciendo por el temor a la caída de la demanda con la economía global frenándose por la subida de tipos.

Una preocupación que se ha acentuado en el actual entorno bélico que podría seguir minando las proyecciones de crecimiento. No en vano, el 58 % de los establecimientos del grupo textil se encuentran fuera de España, por lo que los resultados también se pueden verse erosionados por los tipos de cambio en un momento marcado por el refuerzo de las inversiones.

La compañía de moda, en cualquier caso, asegura haber asentado las bases para crecer de forma sostenible con una clara apuesta por la diversificación, la internacionalización y la innovación como principales palancas. Ente estas últimas destaca su nueva plataforma de alquiler de prendas. Algo que los accionistas quieren empezar a ver reflejados en sus cuentas.

Entre tanto, impera la desconfianza y el valor ha pasado de rondar los 7 euros por acción a principios de año a derrumbarse hasta los 5 euros. Pero lo peor de todo, apuntan los expertos técnicos es que no acaba de encontrar un suelo firme por lo que existe el riesgo de que siga desinflándose hacia los niveles de comienzo de año, sobre los 4 euros por acción.

Artículos relacionados