Monitor de Infraestructuras

En plena bur­buja in­mo­bi­liaria en 2008 el pe­riodo al­canzó casi diez años

El esfuerzo económico para comprar piso en España se ha triplicado en cuarenta años

La vi­vienda media cuesta pa­garla 7-6 años de sa­la­rio, según el Banco de España

Banco de España.
Banco de España.

La vi­vienda cons­ti­tuye el gran reto para las pa­rejas que de­ciden ca­sarse o ini­ciar una con­vi­ven­cia. El ritmo de subida de los sa­la­rios jamás ha po­dido com­pensar la evo­lu­ción de los pre­cios de la vi­vienda, que han cre­cido va­rias veces más. La in­fla­ción su­pone un au­tén­tico jarro de agua fría para estas ex­pec­ta­ti­vas. Nada como las es­ta­dís­ticas para ofrecer el au­tén­tico pa­no­rama de la vi­vienda en España.

En el año 1987, el esfuerzo para la adquisición de casa se situaba en los 2,96 años, mientras que este indicador se ha situado en los 7,6 años al cierre del primer semestre del año. Casi se ha triplicado.

La tasa de esfuerzo para la compra de una casa es una operación muy sencilla, que consiste en dividir el precio de venta del inmueble que se quiere adquirir entre la remuneración bruta anual del trabajador. Por ejemplo, si se quiere comprar un inmueble de 200.000 euros y tienes un salario bruto anual de 25.000 euros, la tasa de esfuerzo sería de 8 años.

Según estos datos, el coste de la vivienda en términos de esfuerzo, se ha incrementado en un 156%. Y no es que este sea el momento en que más cara ha podido valer la vivienda. Ese momento se produjo en la antesala del estallido de la burbuja inmobiliaria del año 2008, cuando el dinero barato terminaba en manos de clientes que no iban a poder devolverlo. Fue entonces cuando comprar un piso suponía un esfuerzo de 9,5 años de salario.

Según los datos del Banco de España, en lo que va de año, el esfuerzo para la compra de una vivienda se ha reducido desde los 7,8 años del cierre del pasado ejercicio hasta los mencionados 7,6 años de finales del mes de junio, pasando por los 7,7 años del cierre del primer trimestre.

Radiografía

Los últimos datos de la autoridad monetaria española contribuyen a diseñar una radiografía del mercado inmobiliario español. La relación entre los préstamos y el valor de las viviendas se ha reducido ligeramente desde la pandemia, partiendo del 64,2% en 2020 hasta el 62,7% del primer trimestre de 2023.

En cuanto al tipo de interés resulta evidente la fuerte subida del coste de la financiación, como consecuencia de los esfuerzos del banco central para atajar la crisis inflacionaria. En el año 2021, el tipo de interés de los nuevos préstamos llegó a situarse en el 1,6%, mientras que ahora se encuentra en el 3,9%.

En cualquier caso, el esfuerzo para comprar una vivienda varía según las comunidades autónomas. Baleares es la comunidad autónoma donde el esfuerzo para compra de casa es mayor, con 16,4 años, seguida de Madrid, con 9 años, y Cataluña, con 8,6 años, y el País Vasco, con 7,5 años.

Aunque la tasa de esfuerzo constituye un indicador utilizado por el mercado para medir la capacidad de los hogares para la adquisición de un inmueble, en la práctica no es así, porque supone que toda la remuneración se invierte en la vivienda, lo que resulta imposible. Los gastos familiares impiden que pueda destinarse el salario íntegro a la compra de vivienda.

Artículos relacionados