OPINIÓN

Los costes de una 'guerra caliente global' en las economías occidentales

Es muy poco pro­bable que los bancos cen­trales suban ahora los tipos de in­terés

Sin título
Sin título

El más va­lioso con­sejo del pe­si­dente de EEUU, Joee Biden, al primer mi­nistro is­raelí, Benjamín Netanyahu, no es otro que “no co­metas los mismos errores que no­so­tros des­pués de las Torres Gemelas”. El Financial Times re­cogía el tes­ti­monio de un ge­neral es­ta­dou­ni­dense sobre lo su­ce­dido en la ba­talla de Mosul: 10.000 muertos ci­viles e in­fi­nidad de bajas entre los mi­li­tares de la coa­li­ción. La ba­talla de Mosul se alargó mucho más tiempo del pre­visto por la in­te­li­gencia mi­li­tar.

Lo que. pasó en Mosul estaba muy lejos de lo imaginado. Los combatientes del ISIS sumaban 8.000 efectivos. En Gaza, los milicianos de Hamás se calculan entre 30 y 40.000, a los que hay que sumar 15.000 combatientes de la Yihad islámica palestina. En Mosul, el contingente formado por soldados estadounidenses e iraquíes ascendía a 100.000 combatientes. En Gaza, las fuerzas profesionales israelíes suman 160.000 efectivos, más los reservistas, unos 300.000. La invasión tendrá un coste elevadísimo en vidas humanas.

Movimiento de Arabia Saudíta

El que parecía inminente acuerdo entre Israel y Arabia Saudita para normalizar relaciones ha quedado en suspenso. Los saudíes están ahora obligados a conseguir el máximo de concesiones de Israel, demostrar junto a los Emiratos Árabes Unidos, Jordania y Egipto que son los valedores del pueblo palestino desalojando a Irán de ese cometido. El coste principal de la guerra serán los muertos, pero las consecuencias económicas empiezan a aparecer.

El shekel se ha devaluado y el Banco Central de Israel se ha visto obligado a vender nada menos que 30.000 millones de dólares para sostener su valor.

Repercusiones económicas también en Occidente. Encarecimiento de los combustibles con sus consiguientes repercusiones en los precios e incluso replanteamiento de si el objetivo de inflación del 2% es sostenible. Dudas para los banqueros centrales mientras crece la incertidumbre, como dice el fundador de Bridgewater, a raíz de una ”guerra caliente global".

El riesgo para los inversores no es sólo una réplica de lo sucedido en 1973 sino en 1930”. Los banqueros centrales, afirma Gillian Tett, “no son los únicos que dirigen el juego, su papel se eclipsa por la geopolítica; ninguna sorpresa de que aumente el rendimiento de los bonos”

Efecto sobre los bonos

Efectivamente, el rendimiento de los bonos del Tesoro de los EEUU alcanzó una cota máxima la semana pasada sin que la Reserva Federal modificase el tipo de interés. Baja el valor de los títulos de la renta fija, así como de las acciones mientras que en los EEUU el interés de los créditos hipotecarios a 30 años o los préstamos para la compra de automóviles se sitúan en un 8%.

La Reserva Federal no variará el tipo de interés ni tampoco el BCE encarecerá el precio del dinero. Sin embargo, ahí están los déficits presupuestarios, las guerras y la amenaza del encarecimiento de los productos energéticos, que solo en parte sería contrarrestada con la electricidad generada por las renovables. En España la amnistía parece el problema global de la situación política y ahora con la negativa de nuestros los franceses a la libertad en los movimientos de mercancías. Cosas de barrio...

Artículos relacionados