La ope­ra­ción podrá pro­vocar una con­so­li­da­ción en Brasil con la even­tual venta de TIM

Bolloré considera insuficiente la oferta de KKR por la red fija de Telecom Italia

El fondo nor­te­ame­ri­cano su­pera los 26.000 mi­llones de eu­ros, ava­lado por el Gobierno ita­liano

Telecom Italia
Telecom Italia

Telecom Italia tiene de plazo hasta el 8 no­viembre (y si fuera ne­ce­sa­rio, hasta 20 di­ciem­bre) para aceptar o re­chazar la oferta vin­cu­lante de 26.000 mi­llones de euros atri­buida a KKR por la his­tó­rica ope­ra­dora ita­liana. El fondo nor­te­ame­ri­cano pre­para, ade­más, una se­gunda oferta para otro ac­tivo de la ope­ra­dora ita­liana: la in­fra­es­truc­tura in­ter­na­cional de Starkle, una red de cable sub­ma­rino con 600.000 ki­ló­me­tros de ex­ten­sión y que al­canza a 32 paí­ses. El prin­cipal ac­cio­nista, el grupo francés Vivendi, con­tro­lado por la fa­milia de Vicente Bolloré, quiere más di­nero.

El precio avanzado por la red fija de Telecom Italia convence a los analistas, y sobre todo a la mayoría de los accionistas. Incluso cuenta con el apoyo del gobierno Italiano de Giorgia Meloni, que controla casi un 10% del capital, a través la institución financiera publica CDP, y que negoció la operación con KKR. La gran incógnita es lo que hará el grupo francés Vivendi, de Vicente Bolloré, que con un 23,75% es el mayor accionista y pondera vetar, por insuficiente, la operación en la junta general de accionistas.

Vicente Bollaré ya lo hizo en noviembre de 2021, cuando KKR avanzó con una oferta hostil de rebaja, de solo 10.800 millones de euros. Y amenaza con volver a hacerlo ahora, pese a reconocer que la nueva oferta de 26.000 millones corresponde al valor de mercado de Telecom Italia. El “ogro” francés de Bolloré reclama al fondo atlántico al menos 4.000 millones más, como “prima de control” de una infraestructura de red fija que llega al 89% de los hogares italianos.

Telefónica facilitó la operación

Cabe recordar, que Vivendi entró en Telecom Italia de la mano de Telefónica. Una operación realizada en 2014, a cambio de 7.600 millones de euros, y en el ámbito de un intercambio de participaciones. Gracias a dicha operación la operadora española pudo hacerse con la brasileña GVT, para la cual Vivendi llevaba tiempo buscando comprador. GVT funcionó, así, como embrión de Vivo, ahora líder en Brasil y la mayor operación de Telefónica en el exterior.

Repercusiones en Italia

Ahora cabe la posibilidad de que la nueva operación italiana planteada por KKR, vuelva a tener repercusiones en Brasil. En el caso de que no pudiera salir adelante, ante un veto eventual de Vivendi, es posible que Telecom Italia no tuviera más remedio, para hacer frente al pago de la deuda de 26.000 millones, que poner en venta la operación brasileña de Tim y que fue la primera opción barajada para Telecom Italia por el gobierno de Giorgia Meloni.

De hecho, lo que hizo la operadora italiana para poder mantenerse a flote, antes inclusive del cambio de mayoría en Italia, fue confiar el mando de sus operaciones al hasta entontes CEO de TIM en Brasil, Pietro Labriola (Telecom Italia suma cinco CEO`s en los últimos seis años), para que encontrara la mejor solución posible. O sea. eventualmente, la venta de la operación brasileña, a la que llegó a ponerse un precio, situado entorno a los 6.000 millones de euros.

Nadie lo quiere

Sin embargo, nadie contempla un eventual reparto de los activos de TIM. La coyuntura brasileña no es favorable a dicha solución, ya utilizada con la operación móvil de la brasileña Oi, que quedó repartida entre Vivo/Telefónica, Claro y Tim. Así, quedando descartada un cambio drástico positivo en la brasileña Oi, que sigue inmersa en una nueva intervención judicial, solo cabria contemplar la llegada de algún nuevo actor… que hasta podría ser un fondo como KKR.

Al margen de las especulaciones relacionadas con el futuro de la operación brasileña, lo cierto es que a oferta de KKR no acaba de convencer a los expertos: sin tener en cuenta lo que diga y finalmente decida hacer Bolloré, consideran razonable el precio anunciado, y subrayando también el hecho que el comprador se hará cargo de la mitad de los 40.000 trabajadores de la operadora, consideran generalmente que la operación rompe drásticamente con lo habitual en el sector.

Concretamente, advierten que con la venta de la red fija, lo único que busca Telecom Italia es solucionar los agobios financieros provocados por la deuda, como un remedio a corto plazo, sin tener en cuenta la importancia capital que tiene para cualquiera operadora histórica, el tener el control de la red, no solo de cara a la clientela, para garantizar la calidad del servicio, sino además para tener controlada y mejorar la rentabilidad de su operación.

Solución a corto

La conclusión de los expertos es clara: con la venta de la red fija a KKR, Telecom Italia solo busca una solución de corto y medio plazo para rebajar su deuda de 26.000 millones de euros, pasando a un segundo plano unos objetivos que todas las demás operadoras históricas consideran como prioritarios, aunque solo fuera como reclamo publicitario, para mantener y atraer clientela, garantizándole la calidad de los servicios contratados.

De ahí que se hable de una “operación inédita” en el sector: de salir adelante, con la luz verde necesaria de Vicente Bolloré, y bajo la tutela del gobierno de Giorgia Meloni que está dispuesto a invertir hasta 3.200 millones de euros para reforzar la posición de la caja de ahorros publica CDC (la dueña de 60% de Open Fiber ya tenía un 9,81% de Telecom Italia y se quedaría así con un 20%), la operadora histórica italiana avanzará a contracorriente de las homólogas europeas.

Cabe subrayar, al respecto, que KKR ya tenía un 37,5% de Fiber Co, la unidad de fibra óptica controlada por el operador histórico. Y además de la red fija, el fondo americano anunciara los próximos días su oferta, igual de polémica, con la que quiere hacerse con el control de la unidad de cables submarinos Sparkle, igualmente muy endeudada. Pero al contrario de la lanzada sobre la red móvil, la oferta que hará por Sparkle no tendrá carácter vinculante.
.

Artículos relacionados