Francia y Alemania su­peran sus re­servas aunque Hungría no apoya el con­senso ge­neral

Los Contratos por Diferencia serán el mecanismo regulador de los precios eléctricos en la UE

El acuerdo entre los mi­nis­tros de Energía del Consejo Europeo ex­tiende los CfD a los ac­tivos nu­cleares

Teresa Ribera, vicepresidenta del Gobierno.
Teresa Ribera, vicepresidenta del Gobierno.

Los Contratos por Diferencia serán el me­ca­nismo re­gu­lador de los pre­cios de la energía en los países de la Unión Europea. Hasta ahora, este asunto había fre­nado el pro­greso de la re­forma del mer­cado eu­ropeo de la elec­tri­ci­dad. Pero el acuerdo bá­sico al­can­zado en la reunión del Consejo de Energía de esta se­mana, ha de­jado un saldo po­si­tivo con el com­pro­miso de la mi­nistra es­pañola para la Transición Energética, Teresa Rivera, y la co­mi­saria de Energía de la UE, Kadri Simson. Francia y Alemania han dado su visto bueno al con­senso.

La reunión del Consejo de Energía del 17 de octubre ha dejado un saldo positivo de acuerdo con la ministra de Energía española Teresa Rivera como para la comisaria de Energía de la UE, Kadri Simson. El eje del acuerdo anunciado tras la reunión es la adopción de los Contratos por Diferencia como mecanismo regulador de los precios de la energía. Era el tema que había frenado hasta ahora el progreso de la reforma del mercado europeo de la electricidad.

El bloqueo partía de la aspiración de un grupo de países, encabezado por Francia, para que ese mecanismo de fijación de precios se pueda aplicar a los activos de generación preexistentes. En el caso de París se trata de utilizarlo para las centrales nucleares ya existentes. En la rueda de prensa posterior al Consejo, Rivera señaló que el obstáculo había quedado superado. Pero quien matizó la cuestión fue la comisaria Simson, al señalar que existía una seria preocupación por la “preservación de un terreno de juego nivelado” y que este objetivo se había logrado.

Acuerdo equilibrado

“Puedo decir que el Consejo encontró un acuerdo equilibrado en este punto, que preserva la esencia de nuestra propuesta de que las nuevas inversiones se deben acometer usando la herramienta de los CfD. De forma simple, para los estados miembros que hayan extendido la vida de activos de generación y quieran dar un apoyo directo al precio de la energía el uso de los CfD no es una solución obligatoria, pero sigue siendo una posibilidad y quedará sujeta a la regulación aplicada a las ayudas estatales”, señaló de forma alambicada la comisaria.

En ningún caso se ha mencionado la soga en la casa del ahorcado, es decir que este mecanismo se podrá aplicar a las centrales nucleares cuya vida se haya extendido aun cuando deberán observar los límites y condiciones de aplicación a las ayudas estatales bajo la normativa de la Unión. Esta solución de compromiso superó el martes las reticencias de Alemania.

Vale la pena recordar que Emmanuel Macron y Olaf Scholz habían sellado un principio de acuerdo sobre este tema una semana antes en su cumbre de Hamburgo (https://www.capitalmadrid.com/2023/10/10/65971/alemania-y-francia-buscan-consensuar-una-politica-energetica-comun-sin-la-ue.html) con lo cual pretender que esta semana se haya logrado un acuerdo sobrenatural esta fuera de lugar.

Pero el acuerdo no es unánime

Sin embargo, el acuerdo no ha sido unánime. Hungría se ha opuesto, ciertamente que a expensas de otras cuestiones como la aplicación por parte de Bulgaria de una tasa sorpresa sobre el gas ruso que sirve a Budapest vía Turquía. Para Francia la posibilidad de utilizar los CfD como mecanismo de fijación de precio le permitiría a la estatal EDF que controla el 70% de la generación eléctrica que es de origen nuclear salir del esquema actual que es un quebradero de cabeza político.

París, para acomodar su política energética a las exigencias de liberalización de Bruselas, estableció en 2011 un sistema denominado ARENH que obliga a EDF a vender su energía nuclear con activos amortizados a los otros suministradores al mercado a un precio de 42€ el Mwh con un coste real de 60 €. Esto ha llevado a una acumulación de déficit en la eléctrica estatal que ha atentado contra la renovación del parque nuclear que consta de 57 centrales.

La introducción de los CfD permitiría la renovación subsidiada del parque nuclear del país. Mientras tanto en Alemania las grandes eléctricas se han visto obligadas a cerrar sus centrales tras la decisión del gobierno en 2011 de un parón nuclear tras el accidente de Fukushima. No sorprende que la ministra de Energía de Francia Agnès Pannier-Runacher haya calificado la decisión de esta semana como un progreso sustancial.

La Comisión Europea presentó su proyecto de reforma de la regulación eléctrica en marzo de este año y el primer avance se logró en junio, pero la cuestión de los CfD quedó sin resolver hasta el 17 de octubre. Sin embargo, todavía queda un largo recorrido para que esta reforma se materialice. El Consejo Europeo deberá negociar con el Parlamento y la Unión Europea los detalles que aun falta concretar, entre ellos el reglamento y la directiva correspondientes que tropezarán sin lugar a dudas con serios obstáculos.

Mientras tanto, una concesión a los países con fuerte dependencia de la generación con combustibles fósiles, como es el caso de Polonia, va a ocasionar un seguro rechazo dentro de un amplio arco del parlamento europeo. Las exenciones a la generación térmica con carbón se han extendido hasta 2028 lo que atenta de forma directa con la estrategia de reducción de emisiones adoptada por la UE.

El régimen de contratos por diferencia promovido por la Comisión Europea consiste en la fijación de un suelo y un techo para el precio del megavatio hora generado. Dentro de esos dos extremos hay una banda de fluctuación en la cual las generadoras obtienen un margen en la venta de su producción.

Cuando el precio cae por debajo de ese suelo las empresas generadoras obtienen un incremento del beneficio que deberán devolver al estado. Cuando el precio supere el límite alto recibirán un subsidio para mantener un margen de beneficio. El Reino Unido usa este sistema aunque con un solo precio de referencia, es decir de una sola vía en lugar del diseño de doble vía de la Comisión, desde hace mucho tiempo como forma de regular el precio del megavatio hora.

Favorecer el desarrollo de las renovables

La expectativa de la Comisión Europea es que mediante este régimen se ayude al desarrollo de las renovables garantizando precios de producción con un margen de beneficio garantizado. También afirma, se logrará evitar las oscilaciones violentas de los precios en situaciones de estrés en el mercado.

Hasta ahora nadie ha aclarado cuál es la fórmula de convivencia entre los mecanismos de mercado como la subasta marginalista, en la cuál el precio más alto fija el precio de venta del Mwh y el de los CfD. De forma oblicua las declaraciones hasta ahora afirman que los mecanismos tradicionales de fijación de precios del mercado eléctrico seguirán funcionando.

Otro de los elementos de la reforma es el impulso a los contratos de largo plazo, denominados PPA por sus siglas en inglés, entre proveedores y grandes consumidores. También se alienta este sistema para el mercado residencial minorista.

Artículos relacionados