China es el mayor fa­bri­cante de ba­te­rías y de vehículos eléc­tricos del mundo

Los gigantes chinos miran hacia España para fabricar sus invasivos automóviles eléctricos

El en­du­re­ci­miento por la UE de sus ba­rreras frente a prác­ticas des­leales hace re­fle­xionar a los chinos

Coche chino en España
Coche chino en España.

La Unión Europea se ha puesto firme con China por la fa­bri­ca­ción de co­ches eléc­tricos por parte del gi­gante asiá­tico. Ya lo avisó la pre­si­denta de la Comisión, Ursula von der Leyen, que ha ele­vado el tono y ya ha puesto en marcha una in­ves­ti­ga­ción para co­nocer de pri­mera mano si hay una com­pe­tencia des­leal por parte de China en un mer­cado «inundado por vehículos eléc­tri­cos, cuyo precio se man­tiene ar­ti­fi­cial­mente bajo por los enormes sub­si­dios es­ta­ta­les.

Según un informe de la consultora Allianz Trade, para dentro de algo más de seis años, los grandes grupos automovilísticos europeos podrían perder hasta 7.000 millones de euros al año como consecuencia de esa práctica desde China.

Las consecuencias que esto traerá todavía es ponto para saberlo, pero, a nivel comercial se baraja la posibilidad de que suban los aranceles comerciales por encima del 10% en vigor actualmente. Poco parece importarles a los chinos que se plantean, si esa medida se hiciese efectiva, trasladar su producción de automóviles a Europa ya que les saldría más rentable económicamente que fabricarlos al otro lado del mundo.

Las miras puestas desde China

Desde el cierre de la factoría catalana de Nissan, España cuenta con una planta disponible, además de bien conectada y cerca de baterías y eso es algo que no se les ha escapado a los fabricantes asiáticos de coches que son capaces de ofrecer un producto, sobre todo en el caso de los modelos eléctricos, de una calidad similar, pero a un menor precio que por ejemplo los alemanes. Algo que les ha permitido que, actualmente, su cuota de mercado se acerque al 6% de las ventas en lo que llevamos de 2023.

Uno de esos fabricantes chinos interesados en la logística que ya existe en España es Chery Holding, que exporta coches a Europa desde hace más de dos décadas y ahora tiene en mente esta posibilidad (no cerrada) para evitar esos aranceles fronterizos.

No sería nada nuevo para ellos, el trasladar su producción, fuera de China ya que tienen plantas que ensamblan piezas de coches en Malasia, Brasil o Irak. Es más, en el caso de decidirse por España, donde se llevaría a cabo la producción de 50.000 vehículos al año, esto les abrirían las puertas para, desde el país, exportar a más mercados. Sin embargo, falta tomar la decisión final que puede que incluso se posponga más de un año en ser rubricada.

Además de este nombre, hay otro que se ha fijado en esta estrategia para sus coches eléctricos. Es el caso de SAIC Motor, la matriz de la marca MG, que tampoco ve descabellada la idea de abrir una fábrica propia en tierras europeas.

La fuerte apuesta por el coche eléctrico

El pulso se ha lanzado y este viene pisando fuerte. Y es que China está dedicando todos sus esfuerzos a la hora de apostar por las que se conocen como “tecnologías bajas en carbono” para hacer frente a la fortaleza europea que aspira a convertirse en líder y referente mundial.

Un mercado internacional donde el gigante asiático tiene el primer puesto como el mayor fabricante de baterías y de vehículos eléctricos, lo que les llevó el pasado año a lograr cifras de récord en lo que a exportaciones se refiere.

Pero no acaban aquí las buenas noticias para China ya que, por curioso que resulte, también ha sido el gran beneficiado de las nuevas regulaciones europeas que contemplan el veto a la venta de coches con motor de combustión a partir del año 2035.

Con esta norma, el sector industrial comunitario puede seguir fabricándolos, pero no pueden venderlos en el continente. Traducido, China aprovecha la puerta abierta en el mercado europeo para colocar sus eléctricos made in China en una realidad presente donde las ventas de automóviles eléctricos se incrementaron un 15% pasado año en Europa (de ellos el 16% son fabricados en el país asiático).

Artículos relacionados