ANÁLISIS

Feijóo espolea al PP contra la amnistía mientras Sánchez ve más cerca la investidura

El con­senso sobre los tér­minos del preám­bulo de la Ley de am­nistía acentúa el op­ti­mismo so­cia­lista

Charles Puigdemont.
Charles Puigdemont.

La rup­tura entre Feijóo y Sánchez es ab­so­luta. Quienes con­fiaban en que el Jefe del Estado, Felipe VI, pro­mo­viera un en­ten­di­miento entre po­pu­lares y so­cia­listas para afrontar los tiempos com­plejos que vive España sin tener que apelar al apoyo de los in­de­pen­den­tis­tas, ya han per­dido toda es­pe­ranza.

Es más, todo hace prever que las diferencias vayan a más en los próximos días. El PP va a utilizar esta semana parte del poder del que disfruta en el Senado para seguir en su lucha contra el proyecto de amnistía que el Gobierno tiene previsto aprobar en los próximos meses. Mientras, la comisión negociadora del PSOE con los partidos independentistas sigue su hoja de ruta.

Aunque el partido socialista ha retrasado la reunión de esta comisión para lograr un acuerdo para formar Gobierno, no significa que lo haga por contratiempo alguno de última hora en sus decididas negociaciones con los independentistas.

Solo lo ha hecho por el viaje que Pedro Sánchez realiza este lunes a Albania para participar en la cumbre de líderes europeos sobre los Balcanes Occidentales. Una de las materias de ámbito internacional en las que el presidente en funciones se siente especialmente cómodo a la hora de debatir, después de que formara parte del equipo de Carlos Westendorp, cuando el embajador español fue nombrado Alto Representante de la ONU para Bosnia.

Su compromiso con los nacionalistas sobre la Ley de Amnistía, en cuyo preámbulo el PSOE ha impuesto su criterio, según el que la norma se aprueba por el interés general y para facilitar la reconciliación, supone un paso determinante de cara al acuerdo final para la investidura de Pedro Sánchez. Este compromiso facilitaría el visto bueno a la Ley de Amnistía del Tribunal Constitucional ante un eventual recurso, según el criterio socialista.

Sánchez confía en que su investidura saldrá adelante

Pedro Sánchez es muy consciente del gran paso que se ha dado con los nacionalistas tras este preacuerdo. Así le ha llevado a mostrarse confiado en que, pese a la complejidad de las negociaciones, su investidura saldrá adelante.

Bien es cierto que después de la ronda de contactos celebrada durante la pasada semana con todos los grupos parlamentarios, excepto VOX, públicamente todo ha terminado sin sumar abiertamente los apoyos necesarios de ERC, Junts y PNV.

Según Sánchez, el pasado 23J los españoles dijeron que solo puede gobernar España un partido que comprenda la pluralidad del Congreso y que asuma como un activo y no como un demérito la diversidad territorial.

Sánchez, no quiso añadir nada nuevo sobre las negociaciones para la investidura, ni se refirió en el acto organizado por el PSOE en Mérida, a la posible amnistía para los encausados por el procès.

Sí que ha vuelto a reprochar, en cambio, al Partido Popular que le siga calentando la calle y que le hayan hecho dos manifestaciones en menos de una semana.

El PP contra la amnistía

En cambio, el Partido Popular si quiere hablar de la amnistía. Lo va a hacer sobre todo este jueves en el Senado donde ha convocado a todos los presidentes autonómicos a la Cámara Alta para que rechacen la amnistía y los posibles pactos de Pedro Sánchez con los independentistas catalanes y vascos.

El Senado hace un llamamiento a todos los presidentes autonómicos para que debatan sobre la aplicación efectiva de los principios de igualdad ante la ley de todos los españoles, y de solidaridad entre las Comunidades Autónomas.

Fuentes populares ya advertían este sábado de que es muy previsible que sólo acudan al Senado los presidentes del Partido Popular. Será en la Comisión General de Comunidades Autónomas del Senado, el órgano encargado de recabar la información sobre los acuerdos bilaterales o multilaterales en aspectos fiscales.

Ni siquiera se sabe si acudirá el Gobierno a esta sesión, pese a que el artículo 56 del reglamento del Senado le da la posibilidad de asistir.

Tantas ausencias anunciadas o temidas resta relevancia a lo que decida en este caso el Senado.

Históricos del Partido Popular consideran, en cambio, que sería mucho más eficaz que el partido utilizara, llegado el momento, la capacidad que le otorga el artículo 135 de la Constitución y el 15.6 de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, para rechazar el techo de gasto que debe enviar el Gobierno, como paso previo a la aprobación de los Presupuestos. Su mayoría absoluta le permitiría rechazar el techo de gasto que le envíe Pedro Sánchez.

Sin Presupuestos, en caso de que fuera investido Pedro Sánchez, este debería verse obligado a convocar elecciones, una vez que hubiera prorrogado los del año anterior.

Las preguntas ahora son claras ¿Tendrá autoridad suficiente Alberto Núñez Feijóo para imponer esta decisión a su partido? ¿Está decidido a hacerlo? ¿Admitirán los presidentes de las Comunidades Autónomas presididas por el PP mantener el presupuesto del año anterior que reduciría su capacidad financiera hasta que se celebraran nuevas elecciones y se aprobaran los nuevos Presupuestos?

Dirigentes históricos del PP se preguntan por qué ni siquiera se han planteado hasta ahora estas alternativas. La Constitución le da una fuerza de oposición a los populares a través del Senado que hasta ahora no han anunciado qué harán con ella. Esta semana tendrán una nueva oportunidad para hacerlo. ¿Cómo actuaría la Comisión Europea si un eventual Gobierno de Pedro Sánchez se encontrara sin capacidad presupuestaria para aplicar los miles de millones de euros de los fondos Next Generation que todavía quedan por llegar?

Artículos relacionados